domingo, 6 de junio de 2010

el cuento sobre la transfiguración de Putin

El espíritu del gran mago Merlin dirigió su mirada al primer ministro de Rusia, Vladimir Putin.

“Es la única persona, que dice una cosa, piensa otra y hace la tercera”. El trasladó a Putin en un campo abandonado y lo sentó en dos taburetes y le preguntó, ¿si se siente cómodo, Vladimir Vladímirovich?

Si, - le respondió Vladimir Vladímirovich. - En mi actividad política y estatal me tocó mucho nadar entre dos aguas al mismo tiempo.

Merlin se enfadó por la respuesta directa y brusca y levantó una horrible tempestead de arena y de tierra. Pasó una hora, pero Putin ni siquiera parpadeó ni una sola vez. Se sienta tranquilo y se ríe.

¡Caramba! – se escandalizó Merlin. ¿Cómo quedaste sano y salvo?

Estoy acostumbrado a echar tanta tierra a los ojos, oídos y pulmones de miles millones de la gente en el planeta, que desde hace mucho estoy a prueba de eso.
" -->¡Así que esas tenemos!" – se puso a gritar furiosamente Merlin y con ayuda de los conjuros llamó al diablo. ¡Ponlo del revés! – Merlin le mandó al diablo.
Pues el diablo lo puso del revés y exclamó sin querer: ¡Que hermoso!

Merlin mira, y ante sus ojos está de pie un ruso hermoso, ancho de espaldas, 2 metros de altura, parecido a Dobrynia Nikitich y se ríe.

Pues es que yo fui puesto del revés. ¡Gracias! – respondió Putin muy contento y se fue a Rusia.


P.S.

La autoridad de nuestro líder nacional está fundada en unos primeros pasos fuertes de su gobierno. El primer paso ha sido construir una línea la vertical de poder (se refiere al nombramiento de los gobernadores desde el Kremlin y no por los corruptos comicios regionales) para prever las tendencias separatistas (la Federación Rusa está compuesta por 83 (sic!) estados regionales, y repúblicas nacionales con sus propios presidentes incluidos). Otro paso muy popular ha sido la subordinación de los oligarcas al estado (el famoso caso de Mikhail Khodorkovskii), lo único que nos preocupa, que han sido muy pocos los disciplinados (en realidad, solo uno). Otro paso fundamental hacia el liderazgo de la nación fue volver a consolidar el sector estatal de la economía (las llamadas corporaciones estatales). En la misma línea ha sido hecha la renacionalización de tales súper gigantes industriales como AvtoVAZ. El establecimiento del Banco del Desarrollo y de la Corporación Financiera del Desarrollo también han sido hechos muy positivos. Y se puede hablar más y más de sus éxitos.

Sin embargo, la desigualdad en las rentas de los ciudadanos sigue aproximando al nivel de las repúblicas bananeras, los procesos de la privatización también están en marcha: se trata de las reformas del sector energético, del sistema de jubilaciones, de la educación, etc. La infraestructura sigue arruinándose (por la falta de financiamiento y por la falta de disciplina financiera). El problema de la vivienda es desastroso, como jamás ha sido en el país.

Hay ciertas dudas de que el proyecto de Putin no es construir la Rusia Grande, sino la Rusia tipo Polonia, un enano medio vivo de los muchos, que hay en la UE. Las orientaciones políticas de Putin hacia los valores de la Revolución burguesa (la de Febrero) también inspiran muchas dudas en él.

No obstante ya tenemos un mito de Putin. A los rusos nos gustan mucho los cuentos. Bueno. Y según el mito, el problema de Putin es que él esta hechizado por los malditos oligarcas, cuando en realidad es un “bello durmiente”. Lo que necesitamos es despertarlo, pero al parecer él no quiere ir demasiado lejos, asumiendo la responsabilidad del pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada