martes, 1 de junio de 2010

oligarquía contra Stalin


A finales de mayo el llamado proyecto ruso “Esnob” lanzó una actividad, digamos, artística titulada de una manera muy prometedora “La gente contra Stalin”. Aunque cualquier lector atento en seguida verá el confuso semántico: si el proyecto se llama “Esnob”, es decir la comunidad de las personas, que están obsesionadas con la idea de oponerse justo a la gente por su forma de ser, éxito financiero, o lo, que les haga esnobs, ¿porque ahora estos autoproclamados esnobs quieren simular, que son gente (humilde y trabajadora)? Bueno. Eso esto no es nada. Y si les voy a decir, que entre los participantes del “Esnob” se pueden ver a tales “hijos de Putin”, como los oligarcas Román Abramóvich, y sobre todo, el mismo organizador del “proyecto”, Mikhail Prokhorov, el comandante de snobismo, tal vez, que ustedes estén de acuerdo, que es más lógico corregir un poco el titulo de la actividad - “No la gente, sino los oligarcas y sus fámulos contra Stalin”. Y con este nombre la actividad ya me parece mucho más interesante.

Aprovechando esa anécdota me gustaría analizar brevemente el estado del antistalinismo en Rusia actual. Y el enésimo ramalazo del odio a Stalin de parte de “nuestros” liberales en línea de los esnobs va a servirme como un ejemplo relativamente fresco (hay que advertir, que los truenos de antistalinismo es algo muy regular en el ambiente informativo de Rusia desde los tiempos remotos del congreso XX del partido comunista de la URSS, cuando la política de Josif Stalin fue condenada la primera vez por el grupo de Krushchev).

Esta vez la actividad artística de esnobs se limitó con la marcha de unas pocas personas, cuyos trajes eran decorados con las cintas conmemorativas, vestidas en honor de sus parientes lejanos, probablemente, sometidos a las purgas de los años 30. La marcha de los esnobs tuvo lugar en una galería artística de Moscú. En total en ella participaron unos 50 esnobs de los 12 millones de moscovitas. Claro, que la envergadura de la acción llamó toda la atención de los medios principales de comunicación en Rusia. Y es verdad, que es muy difícil sobreestimar la importancia de la acción “Los oligarcas y sus fámulos contra Stalin” para el mundo del arte internacional.

Un pequeño ejemplo:

Esta obra maestra quiere decir, que a Stalin lo único que le preocupaba era fusilar a la gente buena y inocente। Y mientras el maldito chupasangre Stalin dormía (según las últimas investigaciones de los esnobs, Stalin dormía con Hitler), los pueblos de Rusia construyeron la primera superpotencia mundial। A escondidas del sangriento maniático de Stalin, los campesinos rusos analfabetos estudiaron todas las ciencias, aprendieron a resolver rápido las tareas complicadas, levantaron las ciudades y llevaron a cabo la industrialización de un enorme país periférico y bien atrasado en unos pocos años। Miles de científicos secretos (ex campesinos) no asesinados por completo, inventaron armas bastante avanzadas para ganar la guerra, la cual los países democráticos de Europa perderían en un abrir y cerrar de ojos. Si, si, si.La guerra, la ganó el pueblo y con Stalin la victoria no tiene nada que ver. Con Churchill – si, la victoria tiene mucho que ver (en la segunda guerra mundial murieron menos ingleses que en la primera, ¡tanto los cuidaba Hitler!); con Roosevelt – si (EE.UU hasta el último momento demoró con el abrir la segunda frente), y con Stalin la Victoria no tiene nada que ver, ¡estimados usuarios!

Como quiera que sea, pero los argumentos contra Stalin siempre son los mismos, viejos, abultados hasta la escala cósmica cifras de personas, sometidas a las represalias. ¡Son millones de millones!

Y ahora – ¡atención! Desde el punto de vista de muchos historiadores las represalias fueron indispensables para acabar con el caos de la revolución. Eso suele pasar: "La revolución devora a sus hijos". Lo mismo sucedió durante la restauración después de la Revolución Francesa o la Inglesa, o la, que sea. Es un hecho objetivo. Y vamos a ver, ¿quiénes fueron sometidos a las represalias de los 30? Ante todos, los revolucionarios de la primera oleada tipo Trotsky, los verdaderos verdugos del pueblo ruso.

Y no es extraño, que entre los esnobs fueron notadas unas personas distraídas tanto, que llevaron las cintas con los nombres bastante famosos entre los especialistas. Así, que no fue difícil verificar sus biografías. Y resulta, que los nombres pertenecen a las "victimas" sometidas a las represalias justo por la falsificación de los casos políticos y criminales, es decir, sometidas por el terror masivo, que causaron a la población rusa en las primeras décadas del siglo XX. Y ahora sus tataranietos llegaron al poder y organizan las acciones tipo famosa “Los oligarcas y sus fámulos contra Stalin”.

6 comentarios:

  1. Caracteristica habitual de las clases poderosas y reaccionarias es su absoluta falta de coherencia, como bien has explicado con lo del termino "snob" y la repentina conversion de esta gentuza en ¿humildes y trabajadoras?...lo que todavia no acabo de entender es como una gente tan tonta pueda dominar el mundo. Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  2. los tontos son mano de obra de los "esnobs": periodistas, artistas, los llamados expertos. Mientras los "esnobs" son bastante igeniosos y saben manipular a los demás. Eso es el arte principal - vender los valores falsos.

    ResponderEliminar
  3. Llevas razon camarada, es que me habia expresado mal. De todas maneras los "snobs" seran bastante ingeniosos pero tampoco sin exagerar, engañaran a mucha gente, pero a gente como nosotros no nos engañan.

    ResponderEliminar
  4. tambien me ha ocurrido, que otra diferencia esencial (entre nosotros y ellos), que son muy bien organizados (sin hablar que dominan las palancas claves de economia y de "opinion publica"). Mientras nosotros quienes somos?..

    ResponderEliminar
  5. Me gusta tu blog. Necesitamos información de la Rusia soviética y actual de mano de los rusos. Por desgracia, la mayoría de la gente sólo conoce a Rusia a través de la propaganda de la guerra fría (que incluso hoy sigue). Aquí en España algunos pensaban que los rusos tenían rabo y cuernos como los demonios, con eso está todo dicho.
    Hablar de la Rusia comunista con la gente es imposible. Piensan que se comían a los bebes. En fin, son tantos años de propaganda que son comprensibles ciertas reacciones.

    En mi caso veo a Rusia como parte mía sin haber estado nunca y sin ser ruso. Hay que tener en cuenta que Dostoievski me enseñó a amar los libros y Lenin la política. Además tu patria fue la única que nos ayudó contra los fascistas en el 36. Un gran pueblo digno de admiración.

    Espero que Rusia se ponga en pie de nuevo y vuelva a ser vanguardia mundial en cuanto a esperanza, solidaridad, justicia y todos aquellos valores.

    Seguiré tu blog. Saludos.

    ResponderEliminar