viernes, 19 de noviembre de 2010

ESPEJO DE LA REVOLUCIÓN RUSA

Con motivo del centenario luctuoso de Leòn Tolstòi les presento un articulo de un autor bastante famoso, cuyo nombre, si no lo saben, lo decubriràn al terminar la lectura:

LEON TOLSTOY, ESPEJO DE LA REVOLUCIÓN RUSA

Identificar el nombre de este gran escritor con la revolución que evidentemente no supo comprender, y de la cual por cierto estuvo alejado, parecerá, a simple vista, extraño y artificial. Es, pues, cierto que una cosa que a todas luces no refleja exactamente los fenómenos no puede llamarse un espejo. Pero nuestra revolución es un fenómeno extraordinariamente complejo. Entre la masa de sus agentes y participantes directos, existen muchos elementos sociales que tampoco supieron comprender lo que ocurría y que también abandonaron las tareas históricas que el curso de los acontecimientos les planteaba. Y un escritor verdaderamente grande, no podía dejar de reflejar al menos algunos de los aspectos esenciales de la revolución.

La prensa rusa legal, atiborrada de artículos, cartas y notas sobre el octogésimo aniversario de Tolstoy, está lo menos del mundo interesada en un análisis de sus obras desde el punto de vista del carácter y lasa fuerzas motrices de la revolución rusa. Toda esta prensa padece de una indigestión de hipocresía de doble naturaleza: "oficial" y "liberal".

La primera es una hipocresía vulgar del plumífero venal que ayer atacaba por encargo a Tolstoy, y hoy, por encargo, está obligado a descubrir en él patriotismo y observar para con él a los ojos de Europa todas las reglas de la decencia. Todo el mundo sabe lo que se ha pagado a estos plumíferos y no pueden engañar a nadie. Pero la hipocresía liberal es mucho más sutil, y por consiguiente, mucho más nociva y peligrosa.

Escuchando al cadete Balaleikius del Rech, uno se imaginaría que su simpatía hacia Tolstoy era ardentísima y absoluta. Actualmente, sus declaraciones calculadas y sus frases ampulosas acerca del "gran buscador de Dios" no son más que pura hipocresía, porque el liberal ruso ni cree en el Dios tolstoniano ni simpatiza con la critica tolstiana del orden existente. El liberal se asocia a un nombre popular, con objeto de acrecentar su capital político... para jugar el papel del jefe de la oposición nacional. El intenta, mediante frases sonoras y contundentes, ahogar el grito que exige una respuesta clara y directa a la cuestión: ¿Cuál es la causa de las flagrantes contradicciones, del "tolstoianismo"? ¿Qué diferencias y flaquezas de nuestra revolución reflejan?

Las contradicciones en las obras, conceptos y doctrinas de la escuela tolstoiana son contradicciones realmente flagrantes.

Por una parte tenemos al genial escritor que no sólo es capaz de trazar un cuadro incomparable de la vida rusa, sino también de reproducir una literatura universal de primer orden. Por otra parte tenemos al terrateniente llevando la corona del mártir en nombre de Cristo.

Por un lado una protesta considerablemente fuerte, directa y sincera contra las hipocresías y mentiras sociales. Por otro lado, el "tolstoiano", esto es el intelectual ruso exhausto de histerismo y adorador de la miseria, que, golpeándose el pecho públicamente, grita: "Soy un malvado, soy un vil, pero me esfuerzo en lograr la propia perfección moral. ¡Ya no pruebo la carne, sino que vivo de una escudilla de arroz!".

De un lado, crítica despiadada de la explotación capitalista; denuncia de las violencias del gobierno, de la comedia de la justicia y de la administración del Estado; revelación del abismo contradictorio entre el aumento de la riqueza y de las adquisiciones de la civilización y el acrecentamiento de la pobreza, embrutecimiento y de las torturas de las masas obreras. De otro, la prédica fanática de la "no resistencia al mal".

De una parte, el realismo más sobrio y la ausencia de todo género de máscaras. De otra parte, la propagación de una de las cosas más corrompidas que existen en el mundo: la religión; la tentativa de reemplazar los sacerdotes oficiales del Estado, por sacerdotes de convicción moral, es decir, cultivar la más sutil y por consiguiente la más especialmente repugnante de las especies de clericalismo. En verdad:

"Eres pobre: eres opulenta,
Eres poderosa; eres importante;
¡Madre Rusia!"[1]

Frente a estas contradicciones, se comprende perfectamente que Tolstoy no pudiera interpretar ni el movimiento obrero y su papel en la lucha por el socialismo, ni la revolución. Pero estas contradicciones en las concepciones y doctrinas de Tolstoy, no son accidentales. Son expresiones de las contradicciones de la vida rusa durante el último tercio del siglo XIX. La aldea patriarcal, liberada ayer todavía de la servidumbre, fué literalmente entregada a la violencia y al pillaje del capital y del Estado. La vieja base de la economía y de la vida agraria, base que se había mantenido realmente durante siglos, se desmoronó con inusitada rapidez. Y las contradicciones en los conceptos de Tolstoy deben ser estimadas, no desde el punto de vista del movimiento obrero y del socialismo modernos (semejante valoración es, naturalmente, esencial, pero no es suficiente), sino desde el punto de vista de la protesta que se elevó de la aldea rusa patriarcal contra el ataque del capitalismo, contra la ruina de las masas y la expropiación de su tierra. Tolstoy, como profeta que descubre nuevas recetas para la salvación de la humanidad, es sencillamente divertido; y por consiguiente, esos "tolstoianos" rusos y extranjeros que procuran transformar el lado más flaco de su doctrina en un dogma, son completamente despreciables.

Tolstoy es grande, en tanto que expresión de las ideas y hábitos que surgieron entre los millones de campesinos rusos con el avance de la revolución burguesa en Rusia. Tolstoy es original porque sus conceptos, nocivos en conjunto, expresan en su totalidad precisamente la característica distintiva de nuestra revolución: la de ser una revolución burguesa-agraria. Entendido así, las contradicciones en los conceptos de Tolstoy son un reflejo de las condiciones históricas contradictorias que limitaban las actividades de los campesinos en nuestra revolución. Por otra parte, los siglos de opresión feudal y los decenios de ruina acelerada después de la reforma[2] acumularon montañas de odio, cólera y resoluciones desesperadas. El esfuerzo para acabar con la Iglesia del Estado, los terratenientes y el gobierno feudal; para destruir todas las viejas formas y sistemas de la propiedad terrateniente; para expurgar el país, para crear en lugar del gobierno de clase policíaco, una comunidad igualitaria y libre de pequeños campesinos, corre como un hilo a través de cada paso histórico dado por los campesinos en nuestra revolución; y sin duda, el contenido ideológico de los escritos de Tolstoy corresponde mucho más a esta lucha de los campesinos que al abstracto "anarquismo cristiano" que se pretendió deducir como un "sistema" del conglomerado de sus conceptos.

Por otro lado, los campesinos, esforzándose en buscar en buscar una nueva forma de vida social, tenían una concepción extremadamente vaga, religiosa y patriarcal del tipo de vida social que anhelaban, del método de lucha conducente a conquistar su libertad, de la clase de dirigentes que esta lucha requiera, de la actitud que la burguesía y la intelectualidad burguesa habrían de adoptar con respecto a los intereses de esta revolución agraria, y del por qué un derrumbamiento violento del poder zarista, era una condición previa indispensable para la expropiación de los grandes latifundistas. Toda la vida pasada de los campesinos le había enseñado a odiar a los terratenientes y a los funcionarios del gobierno; pero no les enseño, ni podía enseñarles adónde ir a buscar una respuesta a todas estas cuestiones. En nuestra revolución, sólo una minoría de campesinos se organizó y luchó efectivamente en grado apreciable por la revolución; y solamente una pequeña minoría tomó las armas para aniquilar a sus enemigos, para aniquilar a los lacayos zaristas y a los defensores de los terratenientes. ¡La mayoría del campo lloraba y rezaba, moralizaba y divagaba, escribía peticiones y cursaba "solicitudes" completamente de acuerdo con el espíritu de León Nicoláievich Tolstoy! Y como ocurre siempre en estos casos, la abstención tolstoiana de la política, la abjuración tostoiana de los políticos, tuvieron por resultado que sólo una minoría se aliara al proletariado consciente y revolucionario, en tanto que la mayoría fué presa de los intelectuales burgueses sin principios y serviles que, con el nombre de cadetes, abandonaban las reuniones de los truviks, se reconciliaban con ellos, hasta que, por último, fueron arrojados de un puntapié por la bota de los soldados. Las ideas tolstoianas son un espejo de las debilidades y las deficiencias de nuestro levantamiento campesino, un reflejo de la flojedad de la aldea patriarcal y de la innata cobardía del "mujik frugal".

Tomemos por ejemplo los motines del ejército en 1905-1906. Estos combatientes de nuestra revolución representaban socialmente un intermediario entre el campesinado y el proletariado. Como este ultimo estaba en minoría, el movimiento en el ejército no alcanzó nunca, ni con mucho, el grado de solidaridad evidenciando en Rusia, ni nada semejante a esa conciencia de clase que el proletariado manifestó cuando se convirtió en socialdemócrata como obedeciendo a una señal. Por otra parte, nada hay más erróneo que la opinión de que el fracaso de los motines se debió al hecho de que no eran los oficiales quienes los dirigían. Por el contrario, el progreso gigantesco que ha hecho la revolución desde los días de la Narodnaia Volia se demuestra precisamente por el hecho de que la "tropa ignorante", cuya independencia espantaba tanto a los terratenientes y oficiales liberales se alzó en armas contra sus oficiales. El soldado sentía gran simpatía por la causa de los campesinos; sus ojos brillaban al oír hablar del trabajo del campo. Más de una vez, la iniciativa en el ejército estaba en manos de las masas de soldados, pero en la práctica no se hacia empleo resuelto de este poder. Los soldados vacilaban. Después de algunos días -a veces de algunas horas-, luego de haber fusilado a un comandante odiado, libertaban a los otros, negociaban con las autoridades e iban quedamente camino de la ejecución, o, doblando su cuerpo bajo el látigo, se uncían una vez más al yugo, ¡completamente dentro del espíritu de León Nicoláievich Tolstoy!

Tolstoy reflejo el odio acumulado, la aspiración madura a una vida mejor, el anhelo de desembarazarse del pasado, y, asimismo, la inmadurez, el espíritu contemplativo, la inexperiencia política y la flojedad revolucionaria de las aldeas. Las condiciones histórico-económicas explican la inevitabilidad del surgimiento de la lucha revolucionaria de las masas para la lucha y también esa tolstoiana no resistencia al mal, que fué la causa más seria de la derrota de las primeras campañas revolucionarias.

Se ha dicho que los ejércitos vencidos aprenden mucho. En realidad, sólo en una medida muy limitada puede hacerse una comparación entre una clase revolucionaria y un ejército. El derrumbamiento del capitalismo transformara y agudiza a cada instante las condiciones que impulsaron a los millones de campesinos, unidos por el odio a los terratenientes feudales y a su gobierno, a una lucha democrático-revolucionaria. Entre los mismos campesinos el incremento de las transacciones, la dominación del mercado y el poder del dinero desplaza cada vez más al patriarcalismo anticuado y su ideología filosófica[3] afín. Pero los primeros años de la revolución y las primeras derrotas en la lucha de masas revolucionaria realizaron sin duda algo. Asestaron el golpe mortal a la blandura y flojedad existentes a un tiempo entre las masas. Las líneas de demarcación se han acentuado. Se han establecido fronteras entre los partidos y las clases. Bajo el martillo educador de Stolypin se desarrollarán inevitablemente, a través de la inflexible y consecuente agitación de los socialdemócratas revolucionarios, no solamente de entre el proletariado socialista, sino también de entre las masas democráticas de los campesinos, cada vez luchadores más templados, dispuestos cada vez menos a caer en el pecado histórico del tolstoianismo.

Proletario. N° 35, 11 (24) de septiembre 1908.
(Reproducido según el texto del Proletario, confrontado con el original)

NOTAS

(1) Del poema de Nekrasov "Quién vive bien en Rusia"
(2) Alusión a la abolición de los siervos en Rusia (1861)
(3) En el manuscrito "tolstoiano".

Articulo elaborado por Lenin en septiembre de 1908 y publicado en el Proletario, extraído del folleto "V. I. LENIN, Sobre la religión", elaborado por el Instituto Marx-Engels-Lenin de Moscú y reproducido en su integridad por la Editorial Problemas, Buenos Aires Argentina en 1945.

sábado, 30 de octubre de 2010

el nuevo dueño de Moscù

Hace poco el alcalde de Moscú, con 18 años de experiencia en el gobierno de la ciudad, ha sido depuesto. Lo han echado a la calle de una manera muy teatralizada y educativa para otros elementos de nuestro sistema político y también para distraer un poco al populacho (al haber mostrado una serie de películas comprometedoras). Es que hipocresía del alcalde Yuri Luzhkòv tocó su límite: todo el mundo sabe que su esposa, Elena Batùrina, llegó a ser la mujer más rica del país por ser respaldada en “sus” proyectos inmobiliarios por su humilde marido. «Si no fuera mi esposa, sería aun más rica”, suelen decir en estos casos los ladrones de todos los países. Sin necesidad de hablar de su esposa, hay otras reclamaciones (igual como hay ciertos méritos). Pero la fiesta de 18 años se acabó bajo el pretexto de la “pérdida de confianza”. Los pretextos no tienen mucha importancia. Lo interesante es la substitución de la élite moscovita iniciada desde el Kremlin. Y por eso llaman tanto la atención los primeros pasos de los nuevos comandantes de la capital. Y en este ámbito nos interesa sobre todo el aspecto arquitectónico y el de la vida cotidiana de la ciudad. ¿Habrá algunos cambios?

Hay que entender que durante las reformas neoliberales de los últimos 20 años, Moscú se ha convertido en los “Establos de Augìas” de la Rusia Demócrata. Una de las ciudades más caras del mundo, paralizada por los embotellamientos, cuya infraestructura apenas aguanta a tanta gente que viene de todas partes de la desarticulada URSS a la capital, en búsqueda de trabajo. El mercado de viviendas de esta manera se ha hecho una mina de oro para los especuladores. Los precios de la vivienda en Moscú desde 2006 están por los cielos. Cada pedazo de tierra en la ciudad puede convertirse en un motivo para el asesinato. Claro que muy pronto la ciudad ha sido cubierta con edificios feos, de mala calidad, pero super rentables para sus dueños. El encanto tanto del Moscú antiguo, como del Moscú estaliniano, se ha desvanecido gracias a las actividades primitivas del mercado salvaje. ¡Que bonito esta Moscú! ¡Tantos carteles! ¡Coches de lujo, boutiques de marca, iluminación, prostitución infantil, mendigos en las calles! Desgraciadamente los moscovitas en parte no estaban en contra del vandalismo “demócrata”, que sufría nuestra querida fortaleza del totalitarismo.

Sin embargo, las élites de la arquitectura, y las ONGs dedicadas al salvamento de la arquitectura de Moscú estaban alertas, y gracias a sus guardias, están a salvo muchos edificios antiguos en el centro que corrían el peligro de ser devorados por la esposa tan talentosa del alcalde. Bueno, el conflicto entre la arquitectura de Moscú y el alcalde se hizo muy notable. Y por eso los primeros pasos de la nueva alcaldía fueron dirigidos hacia la razón estética, y claro, resultaron muy populares.

Fíjense:

El alcalde interino Vladimir Rezin (otrora cómplice del alcalde despedido por la pérdida de confianza) enseguida ha ofrecido pensar en el traslado del monumento a Pedro el Grande. Es que “Pedro El Grande” es una de las obras más odiosas, fue erigida en Moscú por un amigo cercano al alcalde fracasado - un tal Zuràb Zereteli. Según las malas lenguas, Zereteli primero había esculpido un Cristobàl Colòn y lo quiso vender a España, pero no logró venderlo ni a Latinoamérica. Para consolar a Zereteli el ex alcalde Luzhkòv le permitió instalar su pedazo de bruto en uno de los mejores lugares de la ciudad. Asì en el ùltimo momento Cristobal fue modificado en Pedro. Fue como meter un clavo en un icono. Sería mejor si el ex alcalde esperara un poco, porque al fin y al cabo Costa Rica aprobó la instalación de un Cristóbal Colón hecho por Zereteli, y eso tal vez evitara la aparición de Pedro el Grande en el lugar más inadecuado de Moscú. De todos modos, la promesa del traslado de “Pedro el Grande” animó bastante a la ciudad. Surgió entonces la idea de que unos bancos, juntos, estarán gustosos de realizar este traslado por su propia cuenta, y asi, de esta forma, podrian hacer su propaganda. Además, ha aparecido la esperanza de que las demás esculturas de Zereteli, en un futuro próximo, también quedarán la fuera de la ciudad eterna, porque según muchos moscovitas son traumas horribles para la capital. Además se despertó el interés de la alcaldía con respecto a los varios objetos del patrimonio nacional, cuyo destino está en peligro.

La siguiente decisión del gobierno provisional de Moscú fue liberar el casco histórico de la publicidad exterior. El volumen de los carteles en total tendrá que disminuirse en el 20%. La porquería de los carteles afecta mucho a los ciudadanos sin hablar de los que provocan accidentes. Bueno, el 20% no es mucho, pero sin duda alguna solamente la mención de este tema hace al poder nuevo popular.

Al fin y al cabo, desde el Kremlin acaban de nombrar al gobernador (en el caso de Moscú se llama “alcalde”); su candidatura ya ha sido aprobada por el parlamento de la ciudad, y no es sorprendente que una de las primeras declaraciones del candidato a la alcaldìa Sergei Sobianin haya sido la siguiente: “El proyecto de Moscow-City fue un error de urbanistica”, es decir, que Sobianin critica los “milagros” de la arquitectura, que heredó de su antecesor. Moscow-City – es un montón de “cacas” de vidrio, que obviamente fue levantado en el centro de la ciudad para que pudiera ser visto desde todos lados. Una competencia tonta con los árabes quien va a construir el rascacielos más alto del mundo. Además Sobianin criticó la política de la construcción de los edificios insertados entre los masivos arquitectónicos, ya formados históricamente. Tambièn mandò a desmontar las construcciones ilegales a lo largo de las carreteras para que sea posible ensancharlas, etc.

No quiero decir que el nuevo alcalde será mejor que los de siempre. No. Solamente saco la conclusión, de que los rusos están hartos de la política urbanística neoliberal, que consiste en el pisotear los intereses del ciudadano a favor de los intereses del capital. Y claro, que el recién nombrado gobierno de Moscú está aprovechando este descontento. Vamos a ver si puede cumplir con sus promesas. Ojala que nos encontremos muy pronto en un Moscú sin tráfico, sin ejércitos de los inmigrantes ilegales, sin edificios feos, sin publicidad, sin desigualdad, es decir limpia de la contaminación visual, sónica, atmosférica y social.

A juicio de muchos expertos todo esto es imposible sin trasladar la capital a otra ciudad. Para salvar Moscú, hay que quitarle el estatus de capital, o lograr dar impulso a otras ciudades del país para descargar la Tercera Roma.

domingo, 17 de octubre de 2010

prejuicios de geografìa

Asì ven a Europa los EE.UU segùn alphadesigner:


Y asì los estadounidenses ven a Latinoamèrica:

Tambièn a sus ordenes estàn las visiones geogràficas de Vaticàn, Alemania, Francia, Rusia, Britania, incluso de los homosexuales, etc., encarnadas en las camisetas print por el diseñador Yanko Tsvetkov. Es interesante, que Yanko Tsvetkov no puso Mexico en el mapa de Latinoamèrica, segùn este diseñador de Londres, hoy dìa Mexico està en el territorio de otrora España))) Aunque esto no tiene nada que ver con realidad (la mayorìa de latinos en España son la gente del Ecuador). Bueno, por eso el proyecto se llama asì como se llama: "mapping stereotypes".

viernes, 8 de octubre de 2010

el abreviado de historia rusa

El teleproyecto “El tribunal del tiempo”, que sale en uno de los canales federales de Rusia, es muy especial para nuestra naciòn, incluso algunos creen, que fue inspirado desde una de las torres del Kremlin, es decir, por uno de los grupos de la élite gobernante. Es que durante los ùltimos 25 años la televisiòn nacional de Rusia en general se ha parecido mucho, para no decir en un 95%, con todas las cadenas globales: se repiten las mismas tonterias y se inculcan las mismas ideas poco claras con respecto a nuestro pasado y nuestro futuro. La prensa es otra cosa, pero la gente suele ver la tele. Y los especialistas, que tratan de poner las cosas en orden, normalmente en la tele no son bienvenidos.

No obstante, en julio de 2010 arranca el proyecto, cuyo objetivo es sondear la opinión pública acerca de las cuestiones fundamentales de la vida rusa. “La incorporación de los países bàlticos fue una ventaja o una desventaja?”, “La introducción de tropas en Afganistán, fue aventura de la partidocracia o una necesidad geopolítica?”, “La politica exterior de Alejandro Nevski fue funesta o la salvación?”, etc. El proyecto tiene la forma de un tribunal, donde hay un juez, abogados y procuradores. El hecho de que las decisiones del jues son siempre preconcebidas (contra la linea de la investigación desapasionada), solamente hacen al show más emocionante. Además a finales de cada segmento los televidentes votan, y los resultados siempre son un esculpitajo a la cara del juez, director del proyecto, uno de los propagandistas más odiosos de nuestos tiempos – Nikolai Svanidze (en la foto arriba, junto a su compañero de armas ideologicas - Leoníd Mlechin).

Claro, que los sondeos como tales – los tenemos de sobra, pero estos son extraordinarios, porque las formulaciones de las preguntas la primera vez desde hace mucho, son correctas. Y son correctas, sobre todo, gracias a la participacián del politólogo Sergio Kurginian, quien de hecho dirige todo el show, cortando el monólogo soso de los falsificadores (a la derecha).

Tal vez, que la primera intenciòn de los televisistas haya sido fijar los resultados de las manipulaciones duraderas. Sin embargo ora gracias a la presencia implacable de Kurginian, ora gracias a la memorìa del pueblo, los resultados de todas las encuestas reducen a cero las tiradas enormes de los disidentes, cuyos textos nos vemos obligados a aprender de memoria desde la primaria. Resulta que a pesar de tener en sus manos todos los canales y todas las emisoras, segùn la capitulación incondicional en la guerra fría, los llamados intelectuales-liberales no lograron lavarnos cerebro a todos (salvo a los moscovitas).

Opino, que es muy probable, que con ayuda de este proyecto el poder este rearmando la nación con el fin de prepararnos para los tiempos dificiles, que obviamente tienen que venir, porque la herencia soviética no es eterna y el país economicamente esta en ruinas o por lo menos está muy marginado. Ojala, que en un futuro próximo nos espere una "dictadura del desarrollo", porque en caso contrario nos arrollan.

Amigos y enemigos, si entienden el ruso, puden descargar los programas aquí.

Si no, les ofresco mi traducciòn de los sinopsis de diferentes programas junto con los resultados de las encuestas:

ALEJANDRO NEVSKI

Linea de Kurginian:

Alejandro Nevski hizo todo lo posible para conservar la identidad ortodoxa rusa, por eso en la encrucijada historica él prefirió aceptar el invencible (en aquel entonces) yugo de los mongoles (tolerantes en cuanto a la religiòn) a la dependencia del Occidente. El hizo todo para que Rusia no fuera quemada por los mongoles y no fuera catolizada por los alemanes y los suecos.

Veredicto del juez:

El príncipe Alejandro Nevski fue un gobernante típico de aquellos tiempos, defendiendo no tanto a Rusia, como a su poder personal. La amenaza de Occidente, de la cual supuestamente él salvara a los rusos, esta exagerada mucho por la propaganda. Alejandro Nevski al haber cometido varios actos amorales, llegó a ser el procreador del autoritarismo ruso y en este sentido Ivan el Temible, Pedro el Grande, Stalin son continuadores de la politica del príncipe.

Y el esculpitajo a la cara del juez – los resultados de la encuesta:

El 89% de los televidentes creen, que la politica exterior de Alejandro Nevski para Rusia fue salvadora.

PEDRO EL GRANDE

Linea de Kurginian:

No habìa ninguna alternativa a las reformas de Pedro I. Justo el emperador trajo al país de la via muerta al camino correcto al haberla convertido en gran potencia, la que tenemos hoy.

Veredicto del juez:

El Zar Pedro hizo que un país europeo normal, con gérmenes de democracia, se vuelva un estado despótico al haber creado la burocracia voraz, y al haber sometido a la población a un estado de semi esclavitud.

Y el esculpitajo final a la cara del juez:

El 80% de los televidentes creen, que las reformas de Pedro I fueron un gran avance al futuro.

NICOLAS II

Linea de Kurginian:

Nicolas II es responsable por los resultados desastrosos de 2 guerras (la guerra contra Japon y la Primera Guerra Mundial), de 2 revoluciones (la de 1905 y la de 1917) y por el colapso del imperio.

Veredicto del juez:

Zar Nicolas II fue un gobernador digno, quien hizo todo lo posible en aquel periodo tumultuoso.

Esculpitajo tradicional:

El 78% de los televidentes creen, que Nicolás II fue el líder que llevó el país al borde del abismo.

BOLCHEVIQUES

Linea de Kurginian:

Solamente el partido de los bolcheviques estuvo a la altura de la historìa en el periodo desastroso de 1917, los bolcheviques actuaron adecuadamente ante los desafios de la historia y lograron salvar el país.

Veredicto del juez:

Al haber eliminado Rusia antigua, los bolcheviques agravaron la situación por 70 años.

Resultados de la encuesta:

El 72% cree, que los bolcheviques salvaron el país.

LEÓN TROTSKI

Linea de Kurginian:

La llegada al poder de Trotski podría haber llevado a la peor variante de una dictadura tipo Pol Pot en Camboya. Trotski fue el líder de los llamados “rabiosos”, que surgen durante cualquier revoluciòn.

Veredicto del juez:

Trotski podría ser un gobernador digno y bueno para el paìs. Trotski es un chance perdido de la revoluciòn.

Resultados de la opinión de los televidentes:

El 80% creen, que León Trotski serìa el peor de todos los posibles guiones del desarrollo.

COLECTIVIZACIÓN

Linea de Kurginian:

La colectivización fue la continuaciòn logica de toda la historia rusa, y no se la puede convertir en un cuento de horror o en una arma ideologica. A pesar de todos los excesos la colectivización ayudó a industrializar la Rusia campestre, cuya consecuencia fue la victoria de Rusia sobre el fascismo paneuropeo.

Veredicto del juez:

Rusia podrìa encontrar otro camino del desarrollo sin causar daño a su economia y capacidad defensiva.

Resultados de la encuesta:

El 78% estan seguros, que la colectivización fue una necesidad terrible.

CASO DE TUJACHEVSKI – purgas en el ejército en visperas de la guerra

Linea de Kurginian:

Tujachevski tramaba la toma del poder y al haberlo ejecutado Stalin evitó otra guerra civil. Las represalias en las filas del Ejercito Rojo en visperas de la guerra abrieron el camino a los cuadros nuevos, sin los cuales la victoria serìa imposible.

Veredicto del juez:

A Tujachevski lo ejecutaron por una denuncia falsa y su muerte fue una gran pérdida para el ejército y esto predeterminó las bajas enormes de la URSS durante la guerra.

Resultados de la encuesta:

El 75% esta de acuerdo, que Tujachevski fue un Bonaparte fracasado.

Voy a ser màs lacònico para marcar todos las seciones del Tribunal del Tiempo ya presentadas:


El 91% estan seguros, que el pacto fue un respiro en vìsperas de guerra y solo el 9% creen que el pacto abrió el camino hacia la guerra.

REINCORPORACIÓN DE LOS PAISES BÁLTICOS:

El 89% creen que esto fue una aventaja, que ayudó a detener a los nazis y solo el 11% opinan, que la incorporación fue una desventaja y una anexión.

POLITICA DE KRUSHÉV:

El 89% creen, que su política fue una mina de acción retardada. Krushev fue criatura de ciertos grupos de la nomenklatura, cuyo apoyo Krushev había ganado al haberles regalado muchos privilegios y dinero. En unos 30 años estos grupos corruptos de la èlite destruiràn la URSS.

El 11% opinan, que las reformas de Krushev fueron un intento de salvar la situaciòn, que sus ideas o por lo menos intenciones fueron buenas.

ÉPOCA DE BREZHNEV:

El 91% dice, que este periodo fue tiempo de las opciones perdidas y solo el 9% declara, que este periodo (económicamente incomparable con lo que vivimos hoy) fue la agonía del régimen soviético.



INTRODUCCIÓN DE LAS TROPAS SOVIÈTICAS EN AFGANISTÂN:

El 87% opinan, que ella fue necesidad geopolitica, autodefensa de la URSS del islamismo radical, adiestrado por las inteligencias occidentales.

El 13% creen, que la introducción de tropas fue aventura de la partidocracia, que convertió un país normal en foco del terrorismo.

CAMPAÑA ANTIALCOHÓLICA:

El 86% creen, que esta campaña fue un error político de Gorbachev al haber sido dirigida contra la población, porque la realizaron en el momento más inadecuado y en una forma superprovocativa. Sin embargo, el 14% opinan, que la campaña contra el alcohòl fue una preocupaciòn por la salud de nación.

COMITÉ ESTATAL DE EMERGENCIA (GKChP, por sus siglas en ruso) en 1991:

El 91% cree, que el GKChP fue un intento de evitar la destrucción del paìs, la victoria del Comité Estatal de Emirgencia conservaría la URSS en el mapa del mundo y haría salir al país salir de la barrena politia y econòmica. El otro 9% opina, que GKChP fue un putch, una intentona golpista que metió el último clavo en el ataud del poder soviético.

TRATADO DE BELOVESH EN 1991:

El 91% entenden el Tratado como una catástrofe y solo el 9% lo aceptan como el mal menor.

FUSILAMIENTO DE LA CASA BLANCA EN 1993:

El 93% dicen, que el ataque al parlamento en 1993 por una orden anticonstitucional de Boris Yeltsin fue un fracaso del proyecto democrático en Rusia, mientras el 7% justifican el crimen de Yeltsin como un modo de salir del callejón sin salida.

REFORMAS DEL GOBIERNO DE ELTSIN (bajo la dirección de un tal Egor Gaidár):

El 86% considera estas reformas como destructivas, demasiado radicales, apresuradas, poco claras para el pueblo y por eso criminales, mientras el 14% las han aceptado como constuctivas.

P.S.

Hay que notar que las encuestas del proyecto se hacen no solo por los telefono, sino también dentro del estudio del programa y ademàs por el internet. Y es muy demostrativo, que a veces los resultados de ciertas encuestas, realizadas en el estudio de Moscù son diferentes de las de los telefonos y del internets. Es un conflicto muy peligroso, que surge entre Moscú y el resto del país. Los moscovitas son más occidentalizados que los demás y sobre todo, son la gente, quien en general ganó mucho con el collapso de la URSS, mientras el resto del país se ha hundido en la quiebra tanto material, como espiritual. Los moscovitas con mucho gusto estan de acuerdo con la leyenda negra sobre la URSS, que les sirve para justificar el asesinato de su país y para excusar su riquesa inesperada, cuya base es la agonía de sus conciudadanos en el Norte, el Sur y en Siberia.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Rusofobia en el arte contemporaneo

“En efecto vendo la mayor parte de mis cuadros en Estados Unidos, no obstante ¡precisamente allì creen, que ellos estan impregnados del amor por Rusia! Mientras aquì incluso mis compinches me reprochan: “Por que odias tanto a los rusos, Vasia?!”. Pues, como un ruso, tengo derecho a preguntar: “Y por què hay que amarnos?” ¡Ya que somos la peor gente del mundo: mala, peresosa, envidiosa! – dice pintor Vasili Shulzhenko.

el caido

Es un caso muy comùn, por no decir “banal”, y por eso querìa analizarlo aquì. El problema de las fobias suele surgir por la carencia de los conocimientos con respecto a los objetos de la fobias, creo yo. Y tal vez, el pintor Vasili Shulzhenko no quiera simplimente reconocer a los rusos, como a un pueblo normal, civilizado, es decir occidentalizado al no haber encontrado en los rusos lo “normal” segùn èl.

el vuelo

Los rusos para Vasili Shulzhenko son una broma de Diòs, mutantes malditos, a los cuales hay que disciplinar, civilizar o «eliminar» en el peor de los casos. Tengo claro, que estas “recetas” sencillas de los artistas y de muchos politicos conciernen a todos los pueblos no–occidentales, ¿eh? La òptica de Vasili Shulzhenko y los demàs, que piensan como èl, a pesar de ser muy “sofisticada” y muy especializada en el buscar de la mierda por todos lados, simultaneamente es muy limitada. En cierto sentido, una enfermedad fatal les afectò los ojos.

Napoleòn en Moscù

Sin embargo, quiero subrayar, que esta forma de ver la vida en Rusia, es una tendencìa propia muy rusa y muy caracterìstica de varios nuestros intelectuales - por ser tan radical y tan “bolchevique” a la vez. Ante nosotros esta un complejo psicològico de cierta parte de nuesta naciòn: me refiero a la abnegaciòn, el sentido exagerado de la culpa, hipersensibilidad y inclinaciòn al suicidio.

el paseo con la abuela por el nocturno rio Moscova

Nuestro pueblo esta compuesto por muchas cosas, tanto negativas, como positivas. Y a veces es muy dificil entenderlo todo: a proposito, uno de los ùltimos dirigentes de la URSS Yuri Andropov dijo una vez: “No sabemos la sociedad, en la que vivimos”. Habrà sido todavìa màs extraño esto, si les dijiera, que Andropov tambièn fue ex-jefe de la KGB, es decir de la inteligencia, y debrìa saber mucho.

cervecerìa

“...Que haya en nuestro pueblo la bestialidad y el pecado, - dice Fedor Dostoevski, - pero lo que es indiscutible, es que èl, por lo menos en su integridad, nunca acepta, ni aceptarà, ni quererà aceptar su pecado por la razòn”.

El esforzado

domingo, 19 de septiembre de 2010

la seguridad en Moscù

Moscù es la ciudad màs segura en Rusia por el altìsimo nivel de vida, que tienen los moscovitas (a diferencia del resto del paìs). Y al parecer, la capital rusa es una de las ciudades màs seguras en Europa.

Este ranking está basado en información obtenida entre Enero y Septiembre de 2010. El índice ha sido calculado en base al número de veces que los usuarios de TripAdvisor mencionan el término "carterista" o "carteristas" en las opiniones y comentarios que escriben en la web:

1. Barcelona, España
2. Roma, Italia
3. París, Francia
4. Madrid, España
5. Atenas, Grecia
6. Praga (Rep. Checa)
7. Costa Blanca (Provincia de Alicante), España
8. Lisboa (Portugal)
9. Tenerife (Islas Canarias), España
10. Londres, Reino Unido

martes, 7 de septiembre de 2010

Sopa de las cebollas de las cúpulas

España conoce muy bien el fenómeno de la llamada “leyenda negra de la inquisición” (se trata del ataque propagandístico, elaborado en el siglo XIX, para concentrar la opinión pública europea en los crímenes de la Inquisición española, aunque los del protestantismo hubieran sido mucho más graves). Lo que vivimos los rusos hoy día en el ambiente cultural, es asumir a regañadientes nuestra propia leyenda negra (falsa y destructiva) sobre el periodo soviético. Simultáneamente, han surgido varios mitos sobre la Rusia zarista, como un estado paradisiaco y de una alternativa seria a la “época muerta” de los bolcheviques.

Nuestra tarea es estrellar los espejos cóncavos y repetir la verdad en cada esquina, opino yo. Tenemos que liberarnos de la esquizofrenia impuesta por los medios mundiales de comunicación. Tenemos que aceptar tanto lo peor de nuestro pasado, como lo mejor, pero sin trastocar los hechos y sin abultarlos para que podamos salir adelante sin perder el rumbo.

Obviamente la “leyenda negra rusa” se formó, sobre todo, como consecuencia de la guerra fría y de la época de los disturbios que está desarrollándose desde los finales de los 80 (aunque la rusofobia como tal, es un problema que tiene una larga historia de varios siglos). Nuestra leyenda negra hoy día a grosso modo es una sopa de las iglesias demolidas, bañadas en sangre de miles de trotskistas, quienes destruían estas iglesias, eso sin hablar sobre los GULAG, kommunalka, apparatchiks, KGB, etc.

En este breve ensayo me gustaría concentrar su atención sobre las cúpulas acebolladas que se divisan ante todo en esta sopa de terror. Como arquitectura es lo fundamental en el mundo material que nos rodea; las iglesias y los monasterios forman gran parte de los itinerarios turísticos por nuestro hermoso país (en la época zarista casi no había otros edificios públicos), y por eso la cuestión del sufrimiento de la Iglesia Ortodoxa Rusa siempre será actual. De ello hablan y van a hablar todos los guías, en todas las lenguas, durante sus viajes por el Anillo de Oro, hacia el Monasterio de San Sergio, y claro, por la misma ciudad de Moscú.

Sin duda alguna las represalias contra la Iglesia Ortodoxa Rusa tuvieron lugar a comienzos del periodo soviético. Sobre todo durante la guerra civil, y por eso muchas familias rusas tienen entre sus familiares algún santo – son sacerdotes o monjes - y son muchos, porque el cuerpo del clero en la Rusia Zarista fue bastante grande, y de hecho los sacerdotes se hicieron los representantes del poder en los pueblos más lejanos del centro, y fueron responsables por la ideología zarista en cada punto de Rusia Ortodoxa. No soy una excepción, y también tengo un pariente canonizado por la Iglesia Ortodoxa Rusa: fue el tío de mi abuela, sacerdote de un pueblo siberiano, “fusilado y muerto a hachazos” a finales del verano de 1918 (según el fondo “La memoria de los mártires y los penitenciarios de la Iglesia Ortodoxa Rusa”).

Al pasar por cualquier iglesia en Moscú, ya habrán escuchado ustedes de los guías, o lo van a escuchar, las siguientes palabras: “…hicieron volar, demolieron, fusilaron, fundieron el oro de sobrepuestos, quemaron, reconstruyeron en los 90”. Al mismo tiempo, una turista mía, después de saber cuanto había costado la reconstrucción de uno de los templos, concluyó, que de esta manera la élite de Rusia vuelve a preparar un nuevo “bolchevicazo”.

De todos modos, uno se puede preguntar, sí los bolcheviques estaban en contra de la iglesia, ¿porque hay tantas iglesias antiguas en Rusia? ¿Porque los mismos bolcheviques emprendieron tanto trabajo para la restauración de los edificios, frescos e iconos? De vez en cuando para salvar la situación ciertos guías se limitan a explicarlo con un cuento sobre Stalin y el icono de nuestra señora: “Cuando los alemanes estaban en cercanías de Moscú, un monje del monasterio griego tuvo una visión: solo la intercesión de la Virgen podría salvar la capital y así se lo hizo saber a Stalin. El generalísimo soviético, perplejo y abatido durante el otoño de 1941, aceptó este último recurso. En vísperas de la batalla, un icono de la Virgen fue llevado en un avión militar alrededor de la ciudad” (“Autobiografía de Moscú” de T.Pigariova), etc. La moraleja es súper sencilla: solo gracias a este acto del chamanismo el “bigotudo”, tonto y perplejo, logró ganar a los nazis, y solo por eso fue frenada la “máquina de terror” contra la Iglesia. Sin embargo, hay que subrayar, que en su mayoría, los guías ni siquiera pueden recordar esta anécdota, y el hecho de que los soviéticos cuidaban la herencia cultural de la Iglesia Ortodoxa Rusa (que seguía en función) para ellos es inexplicable - sin hablar de que Stalin fue la persona que había devuelto a Rusia al patriarcado, sin el cual los zares vivieron tranquilos 200 años (!).

Por lo menos, nos debe quedar claro, que durante la guerra civil - sí, los bolcheviques destruyeron muchas iglesias y mataron sacerdotes, sin hablar de los casos de encarcelamiento. No obstante, ya en los años 1922-1923 la iglesia aceptó el poder soviético al comprobar que este poder era el poder de la mayoría del pueblo. Acabada la purga de los trotskistas dentro del partido de bolcheviques, y ya en 1939, miles y miles de los condenados por Trotski y Co. fueron amnistiados (por la linea de Stalin). Eso fue la nueva etapa de la política de la reconciliación nacional stalinista. Así, la revolución devoró a sus hijos, y las víctimas inocentes de estos "hijos" en cierto sentido fueron vengadas.

Con respecto a la crueldad hacia los sacerdotes y monjes durante la guerra civil, puedo repetir, que los sacerdotes ya habían perdido gran parte de su autoridad moral, al haber convertido en funcionarios de un estado odioso para gran parte del pueblo ruso. Y este proceso de la decadencia moral de la iglesia arrancó desde hace mucho, ya en los cuentos de Pushkin la imagen del “pope” es la de un holgazán, gordo y tacaño, que siempre engaña a sus parroquianos, etc. El poeta del siglo XIX, Alexandr Pushkin no fue ningún bolchevique. Tampoco lo fue el pintor Vasili Perov, autor del lienzo “La procesión con la cruz en Semana Santa”, en el que un sacerdote sale de una izba ya borracho, pisando los huevos de pascua. Sin hablar de que los sacerdotes eran vistos por el Ejército Rojo y por mayor parte del pueblo, como los partidarios de los blancos, es decir, como los partidarios de un régimen de guerra y de una vida sin resolver la cuestión principal – la de la tierra. La Iglesia Ortodoxa Rusa anatematizó no solo a León Tolstoy (de esta manera al empujar a muchos intelectuales), sino también anatematizó el poder soviético a principos de la guerra civil.

Entonces la Iglesia caida en la degradación a principios del XX se asoció abiertamente con el régimen del gobierno provisional y de los financistas masónicos (“La Guardia Blanca y el barón negro otra vez nos preparan el trono del zar”, - dice una canción popular de aquella época) y claro que esta iglesia fue atacada por los bolcheviques, quienes encabezaron la ola de la rebelión popular. La propia crueldad como tal hacia la Iglesia puede ser explicada además por la participación masiva en la revolución de las minorías: sobre todo, judíos y letones, quienes se caracterizaban por su indiferencia y aborrecimiento hacia todo lo tradicional ruso (ellos luchaban contra Rusia, como “la cárcel de los pueblos” y los sacerdotes bajo este contexto fueron para ellos los vigilantes de la cárcel). A proposito, estas minorias extremistas (por la causa de la politica de los zares) de hecho son responsables en mayoria de los casos por demasías inadmisibles durante los primeros años del gobierno soviético, pero sus demasías tienen su lógica y hay que entenderla.

Es curioso que la carta de “las represalias contra la Iglesia en los primeros años del poder soviético” fue usada primera vez no durante los 90, sino durante la Gran Guerra Patria .… por Hitler. En los territorios ocupados por los alemanes, muy pronto, como las setas después de la lluvia, se abríeron las iglesias: de esta manera Hitler quería “comprar” a los rusos. La colaboración de la iglesia con Hitler es un hecho que no se puede ser negado ni justificado de ninguna manera.

De todos modos, la iglesia seguía en función durante el periodo soviético, fue restablecido el patriarcado ruso y los creyentes podían creer. Aunque si, es verdad, que de moda en aquel entonces fueron otros conceptos del mundo, pero nunca antes en Rusia la iglesia fue separada del estado por 100%, como en estos años. Años de la espiritualidad sin precedente, que jamás ha sido logrado en nuestro país. Mientras al patrimonio nacional, representado por los edificios de las iglesias, frescos y iconos, lo cuidaban como jamas lo van a cuidar aquí.

Resumiendo, quisiera decir que no solo los bolcheviques de los primeros años de la Revolución tienen culpa ante la iglesia, sino los mismos zares también. Fíjense: ¡durante el gobierno de Catalina II fueron cerrados el 80% de todos los monasterios rusos! En la época de Catalina la Grande, las logias masónicas, a través de su influencia sobre la nobleza y los mercaderes, empiezan a jugar con el papel de la iglesia. ¡Acaso no fue eso un golpe contra el sistema de educación espiritual del pueblo ruso! En cambio los soviéticos ofrecieron al pueblo el concepto del mundo más avanzado para aquel tiempo - la ideología del marxismo - que a propósito, tenía mucho que ver con la Iglesia Ortodoxa, la hermandad, la supremacía de lo común sobre lo individual, el perfeccionamiento espiritual, etc. Si, los soviéticos, mientras era fuerte la línea de Trotsky, destruyeron muchas iglesias (teniendo sus razones), pero seamos objetivos: los zares también lo hicieron, y las “moraduras” recibidas por la Iglesia de parte de Catalina la Grande se ven por todos lados: me refiero a los monogramas de Catalina en los muros de los monasterios, o en los mismos ropajes de los metropolitanos.

A mi juicio, hay que reconocer, que la iglesia jugaba un papel muy progresista en la vida de Rusia. Es indudable que uno de los creadores de nuestra nación fue San Sergio de Radonezh (fundador del Monasterio Trinitario de San Sergio a 70 kilómetros de Moscú). La Iglesia muchas veces salvó a mi país de sus enemigos. La iglesia ayudó a civilizar los enormes espacios de mi patria. Pero a finales del siglo XIX la Iglesia desgraciadamente perdió casi toda su autoridad, se degradó (en parte por la culpa de las reformas de Pedro el Grande). Y no son pocas las cosas por las que tiene que darle vergüenza a la Iglesia Ortodoxa Rusa. Y eso hay que reconocerlo también. Sin embargo, durante el periodo soviético, la gran aportación de la iglesia al desarrollo de Rusia ha sido respetado, que explica la restauración del arte ortodoxo, y las iglesias seguian en función.

Me da pena que hoy día la Iglesia Ortodoxa Rusa está repitiendo los errores del pasado, alejándose del pueblo, y gastando los recursos de confianza que recibió en los años 90 durante el renacimiento eclesiástico de los rusos. Me dan asco los negocios de la Iglesia, su colaboración con las personas cuya riqueza obviamente es de origen criminal, Y sobre todo, me da asco el sinfín de las declaraciones antisoviéticas: “Si Lenin pudiera santiguarse, desaparecería como un diablito perdido” y así por el estilo… Esas declaraciones, que rayan con lo chabacano y con el chamanismo, salen no solo de las bocas de los sacerdotes de poca importancia, sino de la de nuestro patriarca también. Resulta, que el único objetivo de la Iglesia Ortodoxa contemporánea es vivir a lo grande, bañarse en oro, y maldecir la época soviética, para llenar el vacío ideológico y tapar el absurdo que practicamos hoy. En vez de buscar nuevos sentidos, en vez de apoyar a la familia, en vez de criticar nuestros problemas sociales y económicos, y en vez de dar al pueblo las palabras nuevas para recomponer la nación, nuestra Iglesia se ha convertido en uno de los departamentos de Gazprom. Al parecer, la iglesia esta vengando a la URSS por haber sido durante tantos años separado del estado!?

No obstante, los altos mandos de la Iglesia Ortodoxa Rusa - esos gordos y borrachos popes, pisando los huevos de pascua - y los parroquianos sencillos, son dos grupos diferentes, y mientras el patriarca habla tonterías sobre “los 70 años de la disolución espiritual”, en varias iglesias aparecen los iconos …de Stalin.

miércoles, 11 de agosto de 2010

el Moscú ahumado y plagado de turistas

Los últimos días de veras vivimos llegada inesperada de turistas - por el calor excepcional y sobre todo por el humo, que de hecho solo embellece a la Roma Tártara. La ciudad eterna está plagada de los extranjeros (mientras los moscovitas tratan de esconderse en campo). Y la gente, que va a Moscú en este tiempo, tiene toda la razón, porque la ciudad obtuvo imagen bastante apocalíptica – ahora es la ciudad fantasma, la ciudad de sueños. Paseando por los barrios centrales estos días es muy fácil imaginar, como nos fue la invasión napoleónica y el gran incendio del 1812. Desde el mirador de las colinas de Gorriones gracias al humo se puede ver el Palacio de los Soviets inexistente, etc. Como Moscú es la ciudad adivinanza, el humo es la mejor manera para barajar las cartas y montar el verdadero viaje al fin de la noche.

Además, tengan en cuenta, que el humo se desvanece muy rápido (no tenemos mucha turba para seguir montando este espectáculo todo el año). Por ejemplo, si los últimos 3 días vivimos en la ciudad fantasma, hoy, el 11 de agosto, hemos vuelto a Moscú del XXI, que no tiene mucho que ver con el mundo de fantasías.

En una palabra, mientras no sea tarde, si son jovenes y no tienen problemas con salud, ¡que vengan a Moscú! Aprovechen los incendios de nuestros pantanos suburbanos y disfruten de la ciudad eterna y un poco abrumada.

P.S.

Amigos, como estoy muy ocupado con el trabajo de guia, temporalmente dejé de escribir en mi blog. Pero no se preocupen, sin falta voy a seguir con mis textos y traducciones, solo esperen, cuando se acabe la temporada alta.

¡Un abrazo ahumado desde Moscú!

P.P.S.

El humo va a regresar mañana y pasado mañana, afirman los especialistas en pronósticos.

martes, 27 de julio de 2010

acerca de mi clientela)))

¿acaso Montaigne no fue un turista? ¿Goethe no lo fue? Y Byron. Y antes, Ibn Jaldùn, Ibn Batutta, Ptolomeo, Heròdoto: turistas.

Rafael Chibres (Crematorio).

miércoles, 21 de julio de 2010

lunes, 19 de julio de 2010

Mayakovski: 117

Oigan;
si encienden
las estrellas
es porque alguien las necesita. ¿verdad?
Es que alguien desea que estén,
es que alguien llama perlas a esas escupitinas.
Resollando
entre tormenta de polvo al mediodía
penetra hasta Dios,
teme haber llegado tarde
llora,
le besa las mano carniseca,
implora
que pongan sin falta una estrella
jura
que no soportará ese tormento
Y luego
anda preocupado,
aunque aparenta calma.
Dice a alguien:
¿ahora no estás mal, eh?
¿A que ya no tienes miedo?
Oigan, si encienden
las estrellas
es porque alguien las necesita ¿verdad?
Es indispensable
que todas las noches
sobre los tejados
arda
aunque sea una sola estrella.

Vladimir Mayakovski fue un poeta revolucionario, al pie de la letra fue el miembro del partido obrero social-demócrata de los bolcheviques y por haber sido la voz de la revolución rusa - claro que Mayakovski estaba en un conflicto ontológico con los literatos tradicionalistas.

Son escalofriantes las líneas confusas por causa del odio, que le dedicó otro escritor ruso Iván Bunin desde su despacho emigratorio en París (barin-aristócrata Bunin se fue de Rusia Soviética en 1918):

“…opino, que Mayakovski se quede en la historia literaria de los años del bolchevismo como el más bajo, el más cínico y el más dañino servidor del canibalismo soviético en cuanto a su alabanza literaria y de esta manera a su influencia en el populacho – aquí no basta con tomar en cuenta solo a un Gorki, la propaganda del cual con su fama mundial, con sus grandes y primitivas capacidades literarias de la mejor forma convenientes para el gusto de la muchedumbre, con gran fuerza de teatro, con las mentiras homéricas y con insistencia sin precedente prestó tal ayuda terrible y criminal al bolchevismo realmente a la “escala planetaria”. Y el Moscú soviético le pagó por todas sus alabanzas {a Mayakovski} no solo con gran generosidad, sino con el exceso idiota – por toda la ayuda, en el asunto de la perversión de la gente soviética, en la baja de su genio y gusto. En Moscú Mayakovski fue exaltado no solo como un gran poeta. Con motivo del reciente aniversario de su suicidio “El periódico Literario” declaró, que “el nombre de Mayakovski se encarnó en barcos, escuelas, tanques, calles, teatros y otras cosas duraderas. 10 barcos “Vladimir Mayakovski” circulan por los mares y ríos. “Vladimir Mayakovski” fue trazado en la coraza de 3 tanques. Uno de ellos llegó hasta Berlín, hasta el mismo Reichstag. El avión de asalto “Vladimir Mayakovski” abatía al enemigo desde el aire. El submarino “Vladimir Mayakovski” hundía a las naves en el Báltico. El nombre del poeta lo llevan: una plaza en el centro de Moscú, una estación del metro, un callejón, una biblioteca, algunos museos, la unidad administrativa en Georgia, un pueblo en Armenia, una aldea en Kaluzhskaya oblast, un pico de Pamir, el club de literatos en Leningrado, calles en 15 ciudades, 5 teatros, 3 parques, escuelas, koljozes… ”.

En esta crítica viperina Iván Bunin tuvo sus razones, y no obstante bajo las circunstancias de la situación política, mucho más tuvo razones ajenas – las de los enemigos de la URSS. Lo que explica muy claro, porque el escritor fue honrado con el correspondiente en este caso premio Nobel.

De todos modos es obvio, que Mayakovski, como poeta de la revolución, de la colectivización, de la industrialización y de las demás “…ciónes” - pero sobre todo, de la “ética nueva” fue el oponente principal de aquellos, quienes vivían muy lastimosamente la destrucción del imperio ruso y los martirios de la creación del estado soviético.

Usualmente suelen oponer Mayakovski a Mijail Bulgakov, quien a diferencia de Iván Bunin no se fugó al extranjero para disfrutar de los premios tipo Nobel, sino se quedó en Rusia (hay que notar que Stalin lo apreciaba mucho, al visitar varias veces su pieza de teatro “Días de los Turbín”). Mijail Bulgakov, fue continuador de la tradición, conservador, pobre, criticado fuertemente desde todos lados, muy solo y durante muchos años sin recibir reconocimiento tuvo bastantes motivos para odiar al poeta. Sin embargo a pesar de tantas discrepancias, los 2 incluso a veces jugaban al billar. Y hasta en el billar Bulgakov siempre perdía a Mayakovski. De todos modos, unos incluso afirman, que Bulgakov representó al poeta en su novela “El Maestro y Margarita” como Judas. Es que Mayakovski en su tiempo incluso juzgó en público a Gorki (el abogado de la elite intelectual), en cierto sentido traicionó a sus colegas por la Frente Izquierda del arte, etc.

Y al mismo tiempo también es verdad que a Mayakovski le sobraba el talento. Para comprobarlo basta con leer cualquier de sus versos. A la par de Alejandro Ródchenko y otros artistas revolucionarios Mayakovski fue uno de los creadores del vanguardismo soviético, enriquecido tanto al mundo del arte y a esto no se le puede negar.

Tal vez, que el poeta se cayera en una trampa de mala compañía como eso suele pasar con todos los poetas: no son pocos los libros, escritos sobre las relaciones muy extrañas entre Mayakovski y una tal Lilia Brik. Filósofo Sergei Kara-Murza cita en uno de sus libros el texto de A.Vaksberg “Lilia Brik”, un texto de los muchos, que salen todos los días en Rusia para volver a pisotear la enésima vez el cadáver de la URSS. “Una historia, descrita por A.Vaksberg, da asco, del cual uno se estremece, si va a comprenderlo en el marco de la moral habitual. Siempre he tratado de evitar cualquiera información sobre Mayakovski y Lilia Brik, no lo quiso saber. Y leo el libro de A.Vaksberg “de principiante”. Que no se enfade A.Vaksberg, pero así fue como él representó el caso: en torno del poeta se formó una especie de la corporación judía. Al aprovechar el enamoramiento loco de Mayakovski de Lilia Brik, esta corporación al pie de la letra devoraba al poeta, es difícil encontrar otra palabra. En el libro hay una foto terrible: en agosto del 1930, al saber, que el gobierno había decidido pasar a Lilia Brik la mitad de la herencia del poeta suicida (los derechos de autor), esta corporación se emborrachó de regocijo y estampó sus rostros felices. A.Vaksberg escribe: “El decreto del gobierno de entregar la herencia a Lilia Brik, lo festejaron justo en Pushkino, en la casa de campo, donde cada árbol y cada arbusto todavía recordaban la voz retumbante de Vladimir Mayakovski. Los Aragón se fueron y entonces todos se quedaron en su compañía y de esta manera pudieron abandonarse a la alegría sin ningunas limitaciones” [el autor del blog, igual que S.Kara-Murza, no tiene nada contra los judios, quienes son una parte idispensable del "mundo ruso", pero asì se presentan las relaciones entre el poeta y Lilia Brik por muchos criticos, quienes muy a menudo tambièn son judios].

El ataúd con el cuerpo del poeta estuvo expuesto tres días en la casa 52 de la calle Vorontsov, donde hasta el presente se ubica La Casa Central de los Literatos. La muchedumbre estuvo de pie no solo a lo largo de la calle, sino también en la plaza de la Rebelión.

Apenas hace un mes en la misma sala, donde estuvo el ataúd, Mayakovski dirigía las excursiones por su exposición personal “20 años de trabajo”. El entierro de Mayakovski pasó al tercer día desde su muerte – el 17 de abril. No había ningunas flores, el único adorno del ataúd fue la corona de hierro, compuesta por martillos, volantes y tornillos, con una escritura lacónica: “Al poeta de hierro – la corona de hierro”. La comisión funeral decidió, que el cuerpo de Mayakovski sería incinerado en el crematorio del monasterio Donskoi, que se había abierto desde hace 3 años y su uso en aquel entonces era todavía una novedad en Moscú, un peculiar vanguardismo, correspondiente a la imagen del poeta.

Yo emborronaré el mapa de lo vulgar
vertiendo la pintura en un vaso.
En un plato de gelatina mostré
los pómulos oblícuos del océano.

En las escamas de un pez de hojalata
leí la llamada de nuevos labios.
Y usted
¿se atreve
a tocar un nocturno
en la flauta de los canalones?


La página web del museo Mayakovski les ofrece una excurción virtual, pero les pido, que bajen el volumen, porque la música es horrorosa)))

martes, 13 de julio de 2010

el asombroso triunfo de los nazis (en Europa)

Extraído del libro de Olég Matvéichev “El modo imperativo” (p. 96):

“…En la nueva estrategia de guerra lo principal fue que ahora en la guerra participa no solo el ejército, sino toda la población. Hitler escogió la estrategia de las acciones indirectas: él se esforzaba por destruir las comunicaciones del enemigo, enlaces, sistema de dirección; se esforzaba por paralizar el espíritu y la voluntad, no solo de los ejércitos, sino de los gobiernos y de los pueblos de los países por conquistar.

Hitler entendía como ningún otro antes de él, que en la guerra lo que determina todo es el espíritu. La diplomacia alemana desinformaba a los rivales todo el tiempo, los enemistaba y no les dejaba unirse. A todos ellos Hitler les prometía ayuda, y todos pensaban que se engañaban mutuamente, cuando de hecho a todos les engañaba Hitler. La propaganda alemana influía en los medios de comunicación de Europa y constantemente inspiraba el horror ante el ejército alemán. Fueron realizadas acciones demostrativas de amedrentamiento como, por ejemplo, el bombardeo de Guernica.

Los países europeos fueron infiltrados por los espías alemanes, listos para iniciar las maniobras de sabotaje en carreteras, ferrocarriles, puentes y otros objetos estratégicos. Los agentes de influencia y los alarmistas propagaban rumores falsos y sembraban el caos y el pánico. Cuando los tanques alemanes invadieron toda esa grande maquinaria se ponía en marche y la gente huía aterrorizada, abandonando todo. El ataque se realizaba siempre de súbito en un lugar inesperado y los ejércitos no alcanzaban a reaccionar. Cuando todo terminaba, los pueblos y los gobiernos capitulaban.

Luego sigue una bastante larga y voluntaria cita del libro de Maxím KaláshnikovInvasión desde el futuro”, sin embargo, hay que tener en cuenta, que en esta cita se describe lacónicamente la conquista de toda Europa por Hitler: “Se creía que el ejército polaco era más fuerte que el ruso, ya que los polacos ganaron la guerra del año 1920, y por eso Inglaterra y Francia preferían tener como aliado no a Rusia, sino a Polonia. En su turno, los polacos estuvieron seguros de que iban a resistir el asalto de alemanes: los franceses les prometieron que el día 15 de la guerra pasarían a la ofensiva general en el frente occidental…

La nueva máquina de guerra empezó a funcionar, y eso fue tan sorprendente, que los mismos alemanes se asombraban de sus éxitos. Los 600 tanques del 16to cuerpo de tanques rompieron la defensa polaca y, al avanzar 240 kilómetros, en 18 días llegaron a Varsovia. El cuerpo de Guderian en 2 semanas superó 700 kilómetros y alcanzó Brest. El 16 de septiembre el gobierno de Polonia huyó a Rumanía. Rodeados, 700 mil soldados polacos depusieron las armas…

Muchos historiadores y políticos acusaron Francia por no ayudar a Polonia, pero en realidad el ejército francés simplemente no pudo hacerlo. La nueva arma destruyó todos los planes. En la campaña polaca apareció el suplemento espléndido a la formula: “Fuerzas Aéreas + grupos de operaciones especiales + propaganda + “quinta columna” + terror” – la estrategia integral de tanques y de maquinas de Heinz Guderian.

Ya en abril de 1940 en París se editó el libro “Invasión alemana en Polonia”, que sembraba el terror ante la actividad de la “quinta columna” de Hitler… Los periódicos occidentales informaban de los millares de espías alemanes que ayudaban a las divisiones de Hitler en marcha. Y por supuesto, el temor salvaje a los alemanes que causaban las fotos de periódicos y los cuadros de crónicas, que mostraban las escenas de los encarnizados bombardeos aéreos de Varsovia. Tomemos nota: justo fueron los furiosos ataques aéreos los que definitivamente quebraron la voluntad de los altos mandos de Polonia, que fugaron del país en pánico...

La campaña polaca demostró en todo su esplendor, lo que pueden lograr los grupos de operaciones especiales. “El método de la dirección global de una guerra con el uso de tropas vestidas con el uniforme del enemigo, elaborado por Canaris, va a jugar en futuro un papel mucho más importante, que antes” (Citamos del libro de D.Mélnikov y L.Chórnaya “Almirante de dos caras” - М., Издательство политической литературы, 1965 г. С. 61—62).

Hitler acabó con Dinamarca tan solo en un día… Entonces, el 9 de abril de 1940 por la madrugada, los kobmendenses (habitantes de Copenhague) se despertaron por culpa de los aviones que volaban zumbando por encima de sus techos. Al salir corriendo a las calles los daneses vieron en las encrucijadas a soldados en uniforme desconocido. A las 9 de la mañana la emisora estatal de Dinamarca transmitió el comunicado del comandante general alemán von Kaupisch: listo, señores, el país está ocupado por nosotros para prever la invasión de los ingleses. Entonces, guarden tranquilidad, obedezcan y hagan sus asuntos usuales. Luego, el locutor leyó el comunicado del rey Cristian. El país resultó ocupado tan solo en una hora. Los alemanes burlándose pisaron el Pacto de no agresión y sus tropas, como por encanto, aparecieron en puntos clave del país por la mañana del 9 de abril.

¿Cómo? Pusieron a correr rumores. El 11 de abril el “Times” de Londres informó, que los alemanes se escondían en las bodegas de los barcos, que habían entrado en el puerto de Copenhague en vísperas, que ellos se escondían en el pontón volante cursando entre Alemania y Dinamarca. Los alemanes vivientes en Copenhague con gusto servían de guías de las tropas hitlerianas, indicándoles los atajos más cortos a los ministerios daneses, radios, oficinas de correo, telégrafos, centros de dirección de las carreteras y ferrocarriles. Se volvió a hablar de la horrorosa y omnipresente “quinta columna” de Hitler.

Cuando a las 4 de la mañana el 9 de abril las tropas alemanas empezaron la invasión, delante de ellos ya había trabajado un pequeño grupo de operaciones especiales. Este había penetrado a través de la frontera en vísperas de invasión, la noche 8 de abril, para prevenir la explosión de los puentes importantes. Pero resultó que los despreocupados daneses no habían siquiera pensado en minarlos. Exitosamente debutaron los matones de “Brandeburgo” – su sección, revestida con el uniforme de los daneses, se apoderó del puente del estrecho Belt. Los “brandeburguenses”, junto con la gente de la organización militar de Abwehr “Noruega”, operativamente tomaron los objetivos de mayor importancia estratégica en la zona fronteriza. Las tropas terrestres alemanas se lanzaron con rapidez de un relámpago a través de la frontera sur de Dinamarca, entrando en la provincia Schleswig Norte, donde vivían 30 mil alemanes. ¿Y toma de la misma Copenhague? ¡Vaya circo! Había que ocupar los puntos clave de la capital danesa muy rapido, para aplastar todavía en gestación cualquier idea de resistencia. Para eso los hitlerianos decidieron introducir en el puerto de Copenhagen un barco civil „Gazenshtadt Danzig“ con un batallon de soldados a bordo, y a la carrera ocupar la ciudadela dominante sobre puerto, para convertirla en seguida en el puesto de mando para las acciones de las tropas de desembarco, y al mismo tiempo ocupar la radio de la ciudad – no solo para comunicarse con Berlin y con las tropas, sino para aplicar una presión psicologica a los daneses. Así, en unas horas, por el precio de solo 20 alemanes muertos, el país de los daneses perdió su independencia, y se hizo parte del imperio de Hitler. Hasta la misma caida del Tercer Reich en mayo de 1945, los daneses obedecían puntualmente a los conquistadores alemanes y los abastecían con s artículos de alimentación.

Antes de invadir a Noruega Hitler adquirió allí su “caballo de Troya” – un fiel mandón, listo a acostarse bajo los alemanes para obtener el poder en el país. Un ambicioso canalla, que tuvo su red de partidarios y combatientes. Ese fue Vidkun Quisling. La madrugada del 9 de abril en Oslo empezó con el aullido de las alarmas aérea. La gente supo de los combates en el Fiordo de Oslo y de los disparos en 2 aeropuertos de la capital: Fornebu y Kjeller. La gente aterrorizada vio las siluetas de los bombarderos alemanes, que volaban en vuelo rasante encima de los techos de los edificios. Los alemanes no lanzaban bombas sino que disparaban las ametralladoras para amedrentar. El terror, causado por la Luftwaffe, también funcionó aquí. A la memoria de la gente en seguida venían los cuadros de la Varsovia ardiente. A eso de las10 horas de la mañana, por la radio dijeron que sería mejor para todos los habitantes de Oslo quedarse en la ciudad. Y empezó el pánico.

“En la entrada del metro pelearon las personas enloquecidas, tratando lo más rápido de refugiarse en los túneles subterráneos. Algunos trataron de esconderse en los portales de los edificios, alguien corrió al parque del Palacio. Una parte de población escapó, y trató de huir de la ciudad. La gente empujaba carretillas, se encaramaba en los camiones, tomaba por asalto las estaciones de ferrocarriles, donde todo el material rodante estaba hasta los topes. Los trenes partían a las regiones del campo” (NIEUWE ROTTERDAMSCHE COURANT, el 14 de abril de 1940).

Nadie cabía en sí del miedo, abatimiento y de dudas. Corriendo en choque y estremecidos, los ciudadanos paralizaron el transporte, llenaron las carreteras, y entonces, incluso con toda la voluntad, ya fue imposible lanzar las tropas noruegas a las afueras de la ciudad para los combates. Al mismo tiempo, y aprovechando el lio total en Noruega, los hitlerianos ocuparon los aeródromos cerca de Oslo. Entonces llegó a tiempo y muy despierto Quisling. Aprovechando el lio total en Oslo, él organizó un golpe de estado.

Corrieron muchos rumores. La gente trató de dar incluso una explicación parcial del éxito milagroso de las tropas alemanas de desembarco y de las siguientes acciones de los alemanes. Los noruegos hablaban, de que en todo lo sucedido, el sabotaje jugó un papel no de poca importancia. Fueron usadas falsas órdenes, tanto escritas como orales, gracias a las cuales las tropas noruegas, pese a la situación y antes de tiempo, dejaron de resistir. Las líneas que iban de la costa a los campos de minas, cerrando el paso hacia Fiordo de Oslo, resultaron cortadas.

Según atestiguó Loe de Jong, un enorme papel en la agitación de las pasiones en torno de los espías y confabuladores, lo jugó el articulo del corresponsal del “Chicago daily news”, Leland Stowe, quien al salir de Noruega a Estocolmo pregonó a todo el mundo, que los alemanes habían creado dentro del país un enorme “caballo de Troya”, usando el soborno, los agentes secretos y los traidores dentro del aparato de gobierno y de las Fuerzas Navales. La prensa mundial reimprimió el artículo de Stowe. <…>