domingo, 15 de abril de 2012

La pascua rusa sabrá a veneno neoliberal

La pascua ortodoxa en Rusia que se festeja el 15 de abril en este año tendrá un contexto bastante conflictivo. Ultimamente en Rusia va activandose la crítica neoliberal de la Iglesia Ortodoxa Rusa – lo que parece al proceso anticlerical en Europa y Latinoamérica, aunque en este caso es diferente, porque la Iglesia y el estado (que por su política económica es neoliberal en Rusia) más de 20 años han sido muy aliados, viviendo una luna de miel después de 70 años de separados rotundamente. Desde 1991 tanto el clero, como el oficialismo han mantenido su legitimidad a base del antisovietismo. Así que en el campo ideológico Rusia en aquel entonces recobró el status quo de la Revolución de Febrero de 1917 (una revolución burgués, cortada en octubre del mismo año por los socialistas), cuya formula era la democracia burgués + Iglesia independiente. Es que antes de la revolución la Iglesia durante los 300 años de los Románov era subordinada al trono sin tener ni patriarca. La Iglesia abiertamente apoyó a los “blancos” contra los “rojos” en la guerra civil. No es de sorprender que al tubmar la URSS la Iglesia y los neoliberales renacidos se volvieron a rumbear juntos.

No obstante la agresión desatada hace poco por una parte de los neoliberales contra su aliado – la Iglesia Ortodoxa Rusa (a través de las provocaciones artísticas y mediáticas) puede ser un síntoma de la discorida entre las élites: entre los neoliberales radicales (ex-ministro de Hacienda, amigo personal de Putin – Alexei Kudrin, el político ruso más odioso Anatoli Chubáis, etc. sin hablar de la oposición) y los neoliberales centristas, encabezados por Putin.

El desgraciado “punk-tedeum” del grupo feminista “Pussy Riot” en la Catedral de Cristo Redentor en febrero fue la primera llamada.

La manifestación artística mediocre según lo que se esperaba radicalizó a la Iglesia. “Sería un error - considerarlas (a las jovenes) como un grupo de las provincianas insolentes, eruditas a la violeta venidas en gran número a Moscú, pretendientes a ocupar lugar en el arte capitalino… La embestida ofensiva de las cuatro putas en el templo sagrado de Moscú fue un rito mágico, una prueba, si aun esta viva la iglesia rusa y la fe. Por las buenas, habría que quemarlas en hoguera en la orilla del rio Moscova, echar la ceniza rio abajo y salar el sitio de hoguera, pero aun no se fue el hielo. La mejor solución de estos problemas es tomar la justicia por su propia mano: los sacrílegos no van a sufrir mucho, no hay gastos en picapleitos y cárceles, para que no se haga otra vez. Pero esta bien. Si se han metido las autoridades legales, hay que aplastar a estas rameras hasta “no puedo más”, para que sirva de escarmiento, - escribe un bloger anónimo. - Así lo harían nuestros hermanos musulmanes, que respondían a estas bromas con una revolución total, incluso por un tweeter frívolo les dan a los profanos un rapapolvo completo. En Israel, el estado más “bienvendio” en el mundo, por las bromas semejantes dan las sentencias bastante serias – así, Avidor Éskin pasó preso 2 años por los juegos con la cabeza de cerdo, aunque también podría llamar su sacrilegio “performance art”.

Los creyentes se dividieron: unos hacen firmazos a favor de las feministas con fin de perdonarlas y los otros al revés demándanlas, ya que fueron heridos sus sentimientos religiosos. Mientras tanto las mujeres-feministas al cabo de unos dias después de su “show” fueron detenidas y ahora estan en visperas del juicio, el cual según se rumoriza puede condenarlas a unos años de carcel por gamberrismo. La brutalidad de la reacción oficial la Iglesia Ortodoxa Rusa, saboreada por las medias de comunicación sin dudas dañará a la popularidad de la religión en general. El ministro de justicia Alexandr Konoválov no cree, que el castigo tenga que rayar con la privación de libertad, aunque la última palabra esta detrás del juicio, que se espera para el 24 de abril.

Otro escándalo anticlerical se estalló más tarde también en el centro de la ciudad de Moscú y no lejos de la infeliz Catedral de Cristo Redentor – en el lado opuesto – en la llamada “Casa del malecón”. Causó sensación la noticia de lo que como si allí viviera el patriarca Cirílico con 2 concubinas, que como si hubiera un pleito entre el patriarca y su vecino, en el cual patriarca reclamó una suma desorbitada por una frusrelía… Con todo el vecino como si fuera un santo, etc. Y como si el patriarca hubiera que regalar este apartamento a las feministas de "Pussy Riot" para lavar la deshonra eclesiastica.

Poco a poco se aclaró que sí el apartamento del patriarca (conocido antes de tomar los habitos como Vladímir Gundiáev) se halla en la “Casa del malecón”. De hecho allí viven sus 2 parientes lejanas, en el apartamento se encuentra una biblioteca de los libros antiguos, que sí ha sufrido por causa de una remodelacion illegal en el apartamento vecino del ex-ministro de la Salud y sacerdote de hoy, Yuri Shevchénko. El patriarca no participó en el pleito, al vecino lo demandó su prima y sí es verdad que el juicio condenó al vecino a pagarle al demandante 20 millones de rublos (una loquera para Rusia de hoy) para restaurar 600 libros editadas antes de 1930 y el apartamento como tal. Y el demandado lo pagó, ya que tenía otros apartamentos de lujo para vivir y para vender y no era santo. El caso esta cerrado. Pero la reputación del patriarca sufrió bastante.

“Soy hebreo y judio por religión, - comenta la situación periodista famoso ruso Vladímir Soloviov, - Estoy al tanto de muchas actividades… Pero ni una vez no vi en ninguna parte que nuestra comunidad progresista escribiera algo sobre los musulmanes o judios. No se habla de lo como vive el rabí principal de Rusia, como viven los muftis, que reljoes llevan, en que coches andan, que tal llevan sus negocios…”. De allí se deduce una conclusión bastante rara: la Iglesia Ortodoxa Rusa de hoy se ve indefensa y solitaria. Y es verdad que la Iglesia no sabe defenderse bien y por su comportamiento muy torpe y inadecuado pierde la popularidad.

De todas formas la críticia del clericalismo flota en el aire, y no obstante para muchos rusos la identidad ortodoxa abarca también una identidad histórica (las catedrales del Kremlin no son catedrales de culto, sino también son puntos de encuentro con Ivan el Talego, Ivan el Temible, y muchas generaciones de los rusos atnepasados). Entonces mucha gente interpreta la crítica anticlerical como un ataque contra la existencia histórica de Rusia.

Se puede agregar que el estado como tal también esta interesado en debilizar un poco la iglesia, recordando de esta manera quien es el que manda en la casa, cortando de esta manera las tendencias contrarias de la misma iglesia (monarquistas, estalinistas, etc.).

Sea como sea me gustaría fijar la recombinación posible de las fuerzas motrices en la política de Rusia. ¿Por que Iglesia no puede pasar al lado de los comunistas? "En los 90 los pro-soviéticos se encontraban en una intercomunicación muy interesante y complicada con los "blancos", con los monarquistas, - se acuerda el escritor ruso y director del periódico "Zavtra" Alexandr Projánov. - El monseñor Ioán (metropolita de San Petersburgo) nos bendijo para la actividad y lucha conjuntas, diciendo, que ya no hay ni "rojos", ni "blancos", sino solo rusos. Pues en 1993 (durante el golpe de estado de Borís Yéltsin) los tanques liberales disparaban contra las barricadas, donde estaban juntos comunistas con banderas rojas y sacerdotes con iconos". En los niveles bajos de la Iglesia se vuelve muy popular la personalidad de Iosif Stalin, incluso hubo un escándalo con la aparición de sus icocnos en ciertos templos.

Pero también Iglesia será bienvenida en el campo de los nacionalistas. En otras palabras la iglesia esta en el cruce de caminos. Y lo mismo se concierne a los comunistas, liberales de todo pelaje, nacionalistas y al personaje principal de nuestra política - al ex y futuro presidente Vladimir Pútin.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada