martes, 15 de enero de 2013

¿Moscú o Moscustan?

"La inmigración descontrolada es uno de los males que aquejan a Rusia, puesto que se traduce en la llegada al país de grandes cantidades de trabajadores no cualificados de ex repúblicas de la URSS, que, por su parte, se ven obligados a emigrar como consecuencia de un modelo decadente de la economía en el espacio postsoviético.

“El inmigrante no es ni amigo ni enemigo, en muchos casos, es una víctima y un rehén del actual modelo socio-económico de desarrollo en Rusia y la Comunidad de Estados Independientes”, dice Yuri Krupnov, el director del Instituto de Demografía, Migración y Desarrollo regional de Rusia.

Explicó que a causa de una prominente desindustrialización de países que otrora formaron parte de la Unión Soviética y el modelo unilateral de exportación de crudo que tiene Rusia muchas personas de la región se ven obligadas a elegir una vida nómada y ganarse el pan fuera de sus respectivas patrias. Ese flujo caótico de la mano de obra no cualificada, por una parte, consolida una economía tecnológicamente atrasada, y por otra, aumenta la competencia en el mercado laboral, en detrimento de la población autóctona.

Pero, en opinión de Krupnov, los inmigrantes no tienen la culpa de la situación, puesto que llegan a Rusia empujados por unas condiciones de vida sumamente desfavorables en sus países de procedencia. 


la fiesta de Kurban Bairam en Moscú, 2012
Es curioso que una de las prioridades del Ministro actual de los Asuntos Interiores Vladímir Kolokóltzev es la lucha contra la delincuencia étnica. Según los datos de la Dirección capitalina del Ministerio de los Asuntos Interiores, los inmigrantes son autores de casi el 20% de los crímenes, registrados en Moscú. El 30% de los crímenes se cometen por los ciudadanos rusos de otras ciudades, es decir por los inmigrantes interiores (con frecuencia tampoco rusos étnicamente). Así, resulta que son el 50% de los crímenes, que se cometen por los no moscovitas en Moscú, el problema es que se trata sobre todo de los crímenes duros. Así el 70% de los asesinatos en Moscú se realizan por los no moscovitas. Para suavizar el problema de la inmigración (generada por la degradación económica), que se persibe ante todo por los datos de la delincuencia étnica el presidente Vladimir Pútin ofreció no mencionar la etnidad de los delincuentes en las noticias.
el 31 de diciembre de 2012, la Plaza Roja llena de los inmigrantes


A mi juicio, los inmigrantes moscovitas es la gente más feliz de Rusia, se adaptan muy rápido (el islam no les importa para aprender a tomar vodka). Al haber escapado del infierno ellos de pronto encuentran a si mismos en una de las ciudades más maravillosas del mundo, normalmente trabajan al aire libre (mejor si no es un trabajo muy duro, por ejemplo, si hablamos de los limpiadores), siempre andan en bicicletas, todo el verano juegan al futbol (hasta me pregunto, cuando trabajan? de donde sacan las fuerzas para jugar tanto), pronto aparecen niños, estan en los parques, tomando cerveza, con niños jugando... Pero esta bien... Si no hay amigos, palancas, conecciones, no queda otra opción que traficar, robar, prostituir, matar o trabajar muy duro... Y como las cantidades de los recien llegados del infierno se aumentan muy rápido, Moscú se vuelve un Moscustan. Hasta los datos oficiales son muy diferentes dependiendo del año y del humor del jefe del Servicio Federal de la Migración, las cifras se varáin entre 5 y 20 millones de los inmigrantes, que ya estan en el país.

7 comentarios:

  1. Es un fenómeno conocido: mano de obra barata para el capital. A los ricos no les molestan en absoluto, no se relacionan con ellos, y les vienen muy bien para distraer a la mayoría de las razones que explican por qué están ahí los inmigrantes, en Moscú y otras grandes ciudades; además de enriquecerlos al tirar lo salarios por los suelos. Lo normal es que, más pronto que tarde, los "capitalinos" hablen peste de los inmigrantes. Los nuevos ricos se van a divertir mucho cuando la gente común empiece a decir canalladas de los inmigrantes y, finalmente, exijan inútilmente que se vayan. Pero no se van a ir, a menos que lo decidan quienes los han traído (cosa que no harán), quienes se parten de risa viendo a los de abajo como se matan entre ellos, pues unos y otros, trabajadores e inmigrantes, son "los de abajo" para "los de arriba", aunque los "capitalinos" se imaginan siempre, viendo a los inmigrantes, que ellos también son de "los de arriba". Esto es muy viejo. Lo que pasa es que la humanidad sólo tiene memoria a corto plazo. Rusia entró tarde al capitalismo y piensa, como todos los ex-países del antiguo socialismo real, que estos fenómenos sociales sólo les pasa a ellos. !No saben lo que les queda por delante¡

    ResponderEliminar
  2. Rusia es grande y piensa a mil maneras diferentes, pero en general nos inculcan la idea de necesidad de los inmigrantes.

    Así, a los moscovitas dicen, que sin ellos van a ahogarse en su propia mierda y las cosas por el estilo, aunque fuera de Moscú, en las ciudades pequeñas los rusos trabajan sin problemas como limpiadores o empleados de los supermercados...

    También el fenómeno se absolutiza por ciertos líderes de la opinión pública: todo el mundo vive el mismo proceso dicen a nosotros - pronto hasta los chinos se verán obligados a importar la mano de obra (de África). Y en cuanto a Rusia lo peor esta por delante: cuando se acaben los recursos de las ex-republicas soviéticas de Asia, tendremos que traer aquí a los indios, etc.

    Bueno, yo creo que en las condiciones actuales lo que aceptamos a los inmigrantes es nuestra forma de mantener estas repúblicas: si no hicieramos la vista gorda, si protegieramos nuestro mercado laboral, estas repúblicas se revertarían. A ver, si no estan a punto de reventarse (no olvidemos sobre el factor de Afganistan). La salida es inversión en estas repúblicas poco rentables, creación del trabajo digno para todos y por todas partes.

    ResponderEliminar
  3. Desde la Ciudad de Mexico (Tol-lan Messico)

    Hablando del mercado de trabajo, te invito a que leas el siguiente artículo sobre el tema, de Alejandro Nadal, aparecido en el Diario Mexicano LA JORNADA, el cual aparece en la siguiente dirección de internet:
    http://www.jornada.unam.mx/2013/01/16/opinion/032a1eco

    ResponderEliminar
  4. bueno, lo que quería decir que el gobierno si quisiera cumplir la ley debería luchar contra la inmigración ilegal (siquiera por que los ilegales no pagan impuestos), pero como el poder no lo hace, como respuesta surge el movimiento nacionalista... Pero con esto el gobierno tal vez que no solo busque sus super rentas (cambiar a los rusos por los inmigrantes), yo admito que también esto es la forma de mantener estas repúblicas en un marco relativamente pro-ruso y positivo. Sin esta ayuda las repúblicas de Asia Central se degradarían por completo en el islamismo radical, manipulado por las inteligencias occidentales.

    ResponderEliminar
  5. Hace unos años vi en interneet los cuadros de un pintor ruso que pintaba diversos lugares de Moscú (la catedral de San basilio, el kremlin, etc...) reconvertidos en mezquitas, con la población con la ropa "islamizada" (turbantes, burkas, etc..), tenía varios cuadros con esa temática. En su momento no anoté que pintor era y o volví a ver esos cuadros, ¿por casualidad no conocerás quien es ese pintor?. Gracias por las molestias. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. no, no lo conozco... Hay rumores, que Napoleón viendo la catedral de San Basilio dijo, que parecía una mezquita)))

    ResponderEliminar