domingo, 22 de julio de 2012

Sermón de la Montaña como el Código del comunismo


"Vivimos en un mundo complicado, que se cambia rápidamente. Con esto los cambios a menudo tienen un carácter cada vez más negativo, siniestro e inhumano. La glogalización de manera estadounidense ha desencadenado muchos procesos, dirigidos contra los valores fundamentales de la civilización humana. Ante todo, contra el cristianismo, tanto contra la ortodóxia, como contra todas las demás sus ramas.

Este problema es uno de los más callados por los medios de comunicación. Las numerosas ONG tampoco prestan mucha atención a este problema. El poder estatal "se lava las manos", haciendo la vista gorda al incremento de burlas sobre el sentido y escencia de la misma vida. El presente y el futuro del cristianismo, que crió y fomentó a lo largo de miles de años la civilización europea (y en gran parte toda la civilización mundial) se quedaron inútiles para los nuevos "dueños" del mundo.

¿Que hoy en día se calla y se oculta más que todo? Lo que el 75% de todos los perseguidos por motivos religiosos en el mundo son cristianos. Lo que más de 4/5 de los delitos por motivos religiosos se cometen contra ellos. Más de 100 millones de los seguidores de Cristo estan perseguidos por causa de su fe en casi setenta paises del mundo. Conforme a las conclusiones de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), promulgadas en una conferencia que hace poco fue brindada en Budapest, cada 5 minutos en el mundo perece por su fe un cristiano. De muerte violenta durante los conflictos interconfesionales anualmente mueren unos 100 mil adherentes de nuestra religión.

Los investigadores estan de acuerdo que expansión de la OTAN con EE.UU en cabeza juega en estos procesos un papel muy importante. Igual que las "revoluciones de colores" de todo pelaje, provocadas por EE.UU. Son ellos los que causaron el "gran exodo" de los cristianos de Irak, Libia, Egipto, Palestina, Nigeria y muchos otros paises de Asia y Africa, caidos debajo de la prensa de la politica globalizadora. Este exodo fue inevitable, ya que en las zonas de los conflictos políticos se agudó extremadamente todo el sistema de las relaciones internacionales. Además la población musulmana a menudo percibe a los agresores estadounidenses como "cristianos". A los yanqui mismos, siendo provocadores, les gusta lucir de los "cruzados". "...Nuestros hermanos en la fé de los paises del Oriente Próximo y África del Norte se quedan rehénes de una política del "establecimiento de la democracia", - subraya el mitropolita Ilarion, el jefe del Departamento de relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú.


Este lio se monta hoy no solo en el Oriente, sino en el Occidente también - en el mismo "corazón" de la civilización cristiana. Digamos en Italia se dictan las sentencias, que prohiben a poner el crucifijo en las aulas de escuelas, y hace falta la intervención de El Tribunal Europeo de Justicia para cancelar tales decisiones. En Iglaterra a un sacerdote que pone en el patio de su iglesia una cruz, lo pueden simplemente multar. En Francia el 84% de todos los casos de vandalismo se cayen a los templos cristianos. En la misma Inglaterra ya desde hace mucho se ejecutan los juicios acerca de lo que la compañía aérea British Airways prohibe tanto a sus empleados, como a los pasajeros de ciertos vuelos llevar abiertamente las cruzes de cuello. Sin embargo en cuanto a los representantes de las demás confesiones no hay ningunas prohibiciones de este tipo.
Los investigadores ya dicen abiertamente, que para un cristiano practicante hoy ya estan cerrados o muy limitados los caminos a muchas profeciones. Digamos es muy difícil para él hacerse un juez, médico, farmaceuta, etc. "A los cristianos los burlan por su fe, - resumió esta situación en el Occidente el cardinal frances Paul Poupard, - las familias jovenes que quieren tener muchos niños se condenan a ostracismo, a las personas, que estan en contra de los matrimonios del mismo sexo, los llaman "intolerantes". Todo esto son formas de perseguiciones abiertas o latentes...". No es de sorprender, que en la Constitusión de la Unión Europea que se prepara hoy, cuidadosamente se borren cualquieras símbolos, ideas, imagenes cristianas.
Al haber traicionado las ideas de la verdadera democracia y soberanía nacional, el Occidente capitalista hoy al parecer traicione y venda lo úlitmo - a Cristo. Todo esto hace el mudno cristiano tocar a rebate. La situación cada vez se parece más a las persiguiciones de los creyentes, que habían sido realizadas en los primeros siglos de la era cristiana.

¿De donde vienen estas persiguiciones? Por supuesto, hay muchas causas de carácter ideológico, histórico y social-económico. Pero la causa principal es que el cristianismo y sobre todo la religión ortotodoxa absorbieron los seculares sueños de la humanidad de justicia, igualdad y hermandad. Es decir el cristianismo representa las ideas, a las que tanto tienen miedo todos los posibles globalizadores, todo el podrido y mercantil mundo capitalista. Son ideas que comparten todas las fuerzas verdaderamente progresistas y humanistas y ante todo los comunistas.

Para convencerse en esto es suficiente comparar la doctrina cristiana y sobre todo el Sermón de la Montaña con el Código del constructor del comunismo, que fue fundado en la base de la ideología del partido comunista y esta completamente aceptado por nosotros.

"Honra a tu padre y a tu madre..." - dice el Salvador. "El respeto mutuo en la familia, preocupación por la educación de los niños..." - prescribe el Código nuestro.

"No mates, no cometas adulterio, no hurtes...", - esta dicho en el Sermón de la Montaña. "Actitud intransigente ante la injusticia, parasitismo, deshonestidad, arribismo y especulación", - se necesita del comunista.

" No hay Judío ni Griego, ni circuncisión ni incircuncisión, no hay bárbaro, ni Escita, no hay esclavo, ni libre, porque todo es uno en Cristo", - proclama el Evangelio a través del apostol Pablo. "La amistad y hermandad de todos los pueblos de la URSS, la intolerancia del odio nacional y racial" - sermoneaba el Código del constructor del comunismo.

"El que no quiera trabajar... que no coma", - enseña la Escritura Sagrada. "Quien no trabaja, no come", - declaran en solidaridad los comunistas.

Y estos no son todos los puntos de contactos de nuestras visiones con la cosmovisión cristiana, ortodoxa. Y aquí mismo se levanta una raya insuperable entre nosotros y una visión burguesa del mundo - una visión ávida, agresiva, saturada de mentiras, corrupción y cinismo.

De allí viene el fuerte "ataque psicológico" contra la religión ortodoxa, que se despliega hoy en Rusia. Los asesinatos rituales de los curas ortodoxos, sacrilegios demostrativos en nuestros templos, burlas descaradas en los medios de comunicación - ante todo en la tele - sobre los jerarcas de la iglesia ortodoxa rusa, sobre las cosas sagradas para los creyentes.

No será una exageración decir que las redadas contra la ortodoxia de hoy ya no se diferencian mucho de los ataques contra nosotros, patriotas, contra todos, que respetan Rusia con sus confesiones, tradiciones y ritos.

I.V.Stalin, que hizo mucho para el renacimiento de la ortodoxia en nuestro país, tenía razón a su manera. Aun hace 80 años él dijo: "Si antes el cristianismo se consideraba entre los oprimidos y aplastados esclavos del extenso Imperio Romano como un ancla de salvación, ahora se trata de lo que el socialismo puede servir (¡ya empieza a servir!) como una bandera de liberación para muchos millones de personas de los extensos estados coloniales del imperialismo". Hoy como nunca se vuelve evidente esta cercanía histórica del papel y camino del cristianismo y el comunismo.

Una tercera parte de los vontantes del PCFR son creyentes. Nuestro partido en mucho es representante del mundo ortodoxo en el ambiente político. Siempre hemos defendido y vamos a defender los intereses de los creyentes. No una vez hemos levantado y vamos a levantar nuestra voz tanto en defensa de nuestros nacionales santuarios ortodoxos, como de otras confeciones tradicionales rusas. Estamos dispuestos a usar toda nuestra influencia para la protección del buen nombre y la autoridad de aquellos sacerdotes, que se someten a las burlas y difamación.
Por supuesto nosotros tenemos discrepancias con la iglesia. Estamos dispuestos para discutir y hasta disputar con ella. Sin embargo estoy seguro que tenemos que ver para adelante y no para atrás. Nuestras visiones en cuanto a la escensia y el futuro del ser humano y de toda la civilización terrestre en gran parte coinciden. Cuando la igliesia ortodoxa rusa levanta su voz de autoridad en defensa de todo el cristianismo, nosotros no podemos no proclamar nuestra solidaridad con ella. Solo patriotas de verdad, gente de alta cultura y espiritualdad pueden parar la oscuridad, que continuamente esta cubirendo nuestra Patria y el mundo".

Presidente de PCFR,
G.Zugánov, página web del PCFR. 21.07.2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada