miércoles, 27 de junio de 2012

bicis-voladoras para la gente de la III Internacional


Uno de los artistas contemporaneos más famosos, el padre de constructivismo, Vladímir Tatlin es conocido mundialmente sobre todo por su Torre de la III Internacional.

"La influencia de este proyecto en la arquitectura moderna es más significativa que la influencia de la torre Eiffel en la arquitectura del siglo XIX, - escribe historiador de arquitectura Selim Jan-Magomédov. - Tatlin ayudó a muchos arquitectos a superar la barrera psicológica a la hora de valorar el papel que juegan las nuevas estructuras en la creación de la imagen arquitectónica de la edificación moderna".


Es una construcción de 400 metros de altura destinada a ser la sede de las instituciones principales del estado mundial de futuro. "La particularidad principal (sigo citando un texto de Selim Jan-Magomédov) del proyecto es que el papel temático-simbólico Tatlin se lo transmite a la estructura metálica reticular en espiral. La estructura de carga se encuentra no en el interior de la construcción, sino en el exterior y al descubierto. Los propios volumenes funcionales vidriados están situados en el interior de la construcción uno sobre otro: un cubo, una pirámide, un cilindro y una semiesfera. La instalación inferior (el cubo) está destinada a las conferencias de la Internacional, congresos internacionales y asambleas legislativas; ella realiza una vuelta al año alrededor de su eje vertical. La instalación media (la pirámide) realiza una vuelta al mes, y en él se encuentran los órganos administrativo-ejecutivos. El cilindro superior gira con una velocidad de una vuelta al día, y está destinado al centro informativo".


Las reconstrucciones de la maqueta original de la torre Tatlin se encuentran en la Galería Tretiakov del siglo XX en Moscú y en el Centro Pompidou en París, además en el techo de uno de los edificios modernos cerca de los estanques de patriarcas en Moscú se ve algo parecido a la torre de la Tercera Internacional, pero esto ya no merece ni ser mostrado)))


Otra obra mucho menos famosa de Tatlin es su Letatlin. Se trata de un juego de palabras "letat´" ("volar" en ruso) y "Tatlin" (el apellido del artista).


De hecho se trata de una especie de bicicleta-voladora. Este vehículo volador utópico debería funcionar gracias a la fuerza muscular de su piloto. La idea del proyecto fue reproducir el vuelo de aves, se experimentaba con la elasticidad de diferentes materiales contraria a las construcciones duras de la aviación de motores. Letatlin debería convertirse en el transporte corriente del comunismo.


Es curioso que a Tatlin se le fue permitido a montar su taller en el campanario del Convento Novodévichi para experimentar con la bicicleta-voladora. ¿Tal vez que los experimentos parecieran al prólogo de la pelicula "Andrei Rublov" de Andrei Tarkovski?


Igual que la Torre de la Tercera Internacional letatlin nunca fue realizado, sin embargo sigue siendo un símbolo de la posible humanización de la técnica. Hoy en día uno de los letatlines experimentales se encuentra en el Museo de la aviación en Mónino (provincia de Moscú).

***



A la edad de 13 años Tatlin se huyó de casa, de galopín fue en un barco a Turquía, trabajó como asistente de iconógrafos, visitó a Pablo Picasso en París, sin terminar carrera alguna a la edad de 30 años en plena época revolucionaria se volvió uno de los artistas más influyentes del mundo. Colaboró con el proyecto del legendario Vjutemas en Moscú.

Por cierto, la idea de su bici-voladora sigue siendo muy atractiva y muchos especialistas de los paises diferentes siguen intentando a realizar el sueño de Tatlin:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada