miércoles, 16 de marzo de 2011

Chernóbil como un brand

Obviamente la tragédia de Japón ya se ha vuelto un argumento más contra la energía atómica como tal, cuando a lo mejor, que en vez de parar las plantas atómicas deberíamos pensar en la inobservancia de las exigéncias mínimas de seguridad de parte del mismo OIEA (si no se dan los carnets de conducir a las personas que sufren de epilepsia, ¿por que se permite construir las plantas atómicas en los paises, expuestos a los terremotos y con muy alta densidad de población?).

Claro, que hay mucho en que tenemos que pensar debido a esta catástrofe, yo solamente quiero recordar sobre el efecto dañino del mito de Chernóbil, ya que hoy día de Chernóbil se acuerdan todos los pipiolos de la tele. En el ocaso de la URSS el Chernóbil se volvió uno de los “brands” del Imperio del Mal, el brand-contrapeso del vuelo de Yuri Gagarin. Y como hoy gracias a la tragedia en Japón el brand “Chernóbil” vuelve a la agenda informativa, me gustaría dar unos detalles de su contenido real.

Para la sociedad soviética de Perestroika el mito negro chernobiliano se hizo un símbolo de desastre de todo el proyecto del Comunismo Ruso, porque desde el principio el proyecto fue orientado hacía la ciencia. Los manipuladores sustituyeron el análisis del problema de catástrofe tecnológica por el psicocis, basado en los numeros estafados de los muertos y en la exageración de las secuelas.

“Entre tanto las concecuencias de la catástrofe y sus influyencias sobre la salud y mortalidad desde el inicio se estudian con mucho cuidado por un grupo internacional de 200 expertos, que representan 25 paises y 7 organismos internacionales, - escribe S.Kara-Murza en su libro “La manipulación de la conciencia”. – <…> El primer resultado de la contaminación debería ser los cambios patológicos de la glándula tiroides debido al efecto de yodo radioactivo, sobre todo, entre los niños. Pero en el informe del “Proyecto Internacional de Chernóbil” de 1991 se dice: “No estan detectadas las diferencias estadisticamente significativas en la glándula tiroides de los niños de 2 a 10 años en las poblaciones contaminadas y en las de control”. Otras conclusiones: “Entre los años 1987-1988 la mortalidad de todos, que estan en el registro distributivo de Ucrania, era 2-2,5 veces menor, que entre toda la población. El menor índice de mortalidad esta fijado entre las personas, que participaban en la liquidación de la avería y de sus concecuencias (0,8-1,3 para 1 mil). Entre los evacuados los índices fueron de 2,8-4,8 (el promedio de Ucrania fue de 11,4-11,7)”. Claro, que los liquidadores de avería y los evacuados son sobre todo la gente joven, por eso su mortalidad es menor. Pero no se puede sacar ningunas conclusiones sobre su alta mortalidad sin precedentes. No hubo ningún aumento de la mortalidad de los niños de 1 año en las provincias contaminadas – su dinámica en las provincias de Briansk, Kiev, Zhitómir, Gómel y Mogilóv fue la misma, que en las provincias no contaminadas. También con frecuencia dicen, que avería provocó la “epidemia de las enfermedades de cancer”. Creen, que si es la radiación, entonces es el cancer – no hay término medio. Sin embargo, en el fondo de aquel incremento de las enfermedades oncológicas, que fue provocado por el envejecimiento generalizado de la población y después por el empeoramiento de la alimentación y por el debilitamiento de la inmunidad, ya no se puede separar la influyencia de la avería de Chernóbil. El incremento de la cantidad de los enfermos oncológicos en Rusia desde 1980 hasta 1985 fue 16 para 100 mil personas. Y en el período desde 1985 hasta 1990, es decir justo cuando deberían manifestarse las concecuencias de la avería – 17. Y desde 1993 hasta 1998 el incremento fue 26 casos para 100 mil. ¿Como se puede distinguir aquí la influyencia de la avería?”.

Desmintiendo el mito de Chernóbil, hay que entender, que ante todo el Chernóbil fue la última proeza de la gente soviética. “Pese a que la avería tuvo lugar en la noche del viernes en visperas del fin de semana y de las festividades de mayo, pero ya el lunes por el decreto de la comisión gubernamental especial, que llegó volando de Moscú, una columna de 1100 autobuses (!) evacuó toda la población de la ciudad de Prípiat (¡más de 30 mil personas!) de la zona de catástrofe, - recuerda el periodista G.Sudovtsev. En total de la zona con el radio de 30 kilómetros fueron evocuados unos 350 mil personas y no hubo ningunas manifestaciones del pánico.

“Esta acción no tuvo análogos en el mundo, - dice el presidente de la Comisión nacional de la protección radioactiva del Consejo de los ministros de la República de Bielorrusia, Yákov Kénigsberg. – Si, la evacuación de los niños y de las mujeres embarazadas requirió mucho dinero, pero como resultado nosotros logramos prevenir la irradiación de la parte más vulnerable de nuestra población. En resumen, la cantidad de los casos de leucocitoma entre los niños antes de la avería y ahroa es la misma. <…> No fueron reveladas las anomalias genéticas, etc.”.

Entonces, no todo es tan fácil con la energia atómica, como se parece a juzgar por los chistes macabros.

Pero los chistes macabros son muy divertidos y muy convincentes; por eso para nosotros a finales de los 80 en el contexto de Perestroika el mito de Chernóbil como si fuera un mensaje de Dios: “ustedes desviaron del único camino posible y ahora resulta, que no saben hacer nada y sus tecnologías son un desastre” (aunque los reactores nucleares de la planta de Chernóbil seguían funcionando hasta 2000). Al fin de cuentas el Chernóbil nos costó la mitad del país y una pausa dramática en la historia.

Mientras tanto el brand “Chernóbil” es tan fuerte, que hasta provoca un turismo muy especial – los viajes inolvidables en la “zona de aislamiento”, las excurciones panoramicas por la ciudad-fantasma, un “Picnic junto al camino”… (anualmente unos 10 mil turistas visitan la zona de aislamiento: el costo del tour oscila de 20 a 500 dólares de EE.UU).

Estoy seguro, que los japoneses son más “nacionalistas”, que nosotros. La tragedia + el afan japonés por la prosperidad de su país + el espíritu nacionalista de los banqueros japoneses, que hoy devuelven sus capitales de los offshores a Japón pese a la lógica infrahumana del mercado = un Japón aun más fuerte.

3 comentarios:

  1. Acabo de leer que a los operarios japoneses de la central ya los están llamando héroes, y los comparan con los mineros de Chile.

    No niego su heroismo, lo que me sorprende es que no los comparen con los héroes soviéticos de Chernobil, que es la comparación lógica por razones obvias.

    Parece ser que el antisovietismo llega hasta esos extremos. A los de Chernobil los asimilan más a víctimas de un régimen intrínsecamente perverso y degenerado, incapaz de diseñar nada bien y al que le importaba un cuerno las vidas humanas.

    Me gustó esa visión tuya de la última hazaña soviética en relación al accidente de Chernobil. Desconozco si han hecho películas sobre ello, pero seguro que sobre lo de Fukushima las harán.

    También estoy seguro de que los japoneses superarán todo esto. Los soviéticos también habrían podido superarlo, pero me temo que ya estaba el pescado vendido antes del accidente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ofresco las reseñas de unas peliculas nuestras, dedicadas a la tragedia en Chernóbil:

      “La desintegración” (1990).

      El gobierno oculta la escala de la explosión en la planta atómica de Chernóbil, pero poco a poco a la gente, animada en vísperas de las festividades, la cubre una nube sombría del pánico y miedo. Pasó algo terrible, y el protagonista – un tal periodista Alejandro, trata de penetrar la cortina del secreto, pero ahora él, igual que miles de las personas, es solamente un testigo de catástrofe, una víctima de la mentira y del silencio de sangre fría.

      “Avrora” (2006, Ucrania). Los productores tradujeron su “producto” en inglés con los fines muy claros:

      11-year old girl Aurora enjoys dancing and dreams of becoming a ballet-star. Though her dreams can hardly become true: Aurora is an orphan, who lives at Pripyat orphanage in Ukraine. Having received a critical dose of radiation after explosion at Chernobyl Nuclear Power Plant at 1986's accident her only chance to survive was to have an expensive surgery. The girl was send to one of American hospitals where she meets Nick Astakhov - the world-famous dancer who had emigrated from the USSR 15 years ago. Nick had transferred all his hatred of the Soviet regime on our little heroine. Bla-bla-bla… Soviet Union refuses to pay for the surgery which could give her a chance. So Nick makes the last attempt to save his muse.

      A finales del marzo de 2011 aquí van a estrenar la película “El sabado”:

      Un joven funcionario del Comité de la ciudad Valeri Kábash casualmente descubre el tamaño real de la tragedia: el nivel de radiación es mortal, pero el Moscú difiere solución sobre la evacuación de los habitantes de la ciudad. Queriendo salvar a sus amigos-músicos y a la muchacha, a la que amaba en otros tiempos, Valeri les persuade fugarse de la ciudad… Pero la fuga no sale…

      Etc.

      Eliminar
  2. Me imaginaba que serían de ese tipo. Lo del hospital yanqui estaba cantado jajaja.

    ResponderEliminar